Las bibliotecas se llenan por el adelanto de exámenes en la USC

Las pruebas arrancarán el próximo lunes, pero la mayoría seguirán siendo en enero

.

santiago / la voz

Día de la Constitución en Santiago, y las calles, como suele ocurrir en los días festivos en la ciudad, vacías. Con la excepción del entorno de la biblioteca Concepción Arenal, donde el 24 horas que sirve cafés, el establecimiento que vende pizzas o la academia de inglés con alumnos concentrados ante los apuntes ofrecían una estampa poco habitual para un puente lleno de festivos en el que, lo habitual, es que los estudiantes se vayan para sus casas. Pero la obligación está antes que la devoción, y muchos universitarios comienzan el lunes 11 los exámenes del primer período del curso, de ahí la necesidad de intensificar las horas de estudio y de hacer uso de los horarios extraordinarios habilitados en las bibliotecas para estas fechas.

Ese adelanto de los exámenes es una novedad este año. Ante las reiteradas críticas por la acumulación de pruebas en el mes de enero, la Universidade de Santiago decidió abrir el abanico del período de exámenes, aunque con un margen muy justo porque está supeditado al calendario que marca el plan Bolonia. En todo caso, en lugar de concentrarse todas las pruebas el próximo mes, se permite el adelanto de algunas -siempre que la organización interna de cada grado y de cada materia lo permita- a diciembre. Y así, muchos de los que ayer ocupaban plazas en la biblioteca Concepción Arenal empezaban a examinarse el próximo lunes y pensaban intensificar sus estudios durante toda la semana, a pesar de los días festivos.

Ayer estaba abierta la biblioteca general de la USC -conocida popularmente como Conchita- y las salas de lectura de Dereito y Económicas. En esta última, la afluencia era menor. «Muchos se fueron a casa estos días festivos, pero seguro que el fin de semana hay más gente porque ya tenemos exámenes el lunes», decía un alumno de primero.

Navidad en familia

El adelanto de los exámenes trata de aliviar en la medida de lo posible uno de los aspectos más criticados del plan Bolonia, y es la celebración de los exámenes del primer período académico del curso en el mes de enero, lo que no solo condiciona las Navidades de los estresados alumnos sino también las de sus familias. «Creo que este año, por fin, pasaré la Nochebuena en familia sin tener que estudiar ese día», comentaba un estudiante de Historia que se graduará en los próximos meses. «No pude hacerlo en los últimos cuatro años», añadía.

Con todo, lo fuerte del calendario seguirá concentrándose en el mes de enero, por lo que el problema se alivia en la medida en que habrá estudiantes que tengan que preparar en las fiestas tres o cuatro exámenes en lugar de cinco o seis, pero la evaluación seguirá siendo a finales de enero y los trabajos también hay que presentarlos en tiempo y forma compaginándolos con las pruebas teóricas.

El calendario extraordinario de apertura de las bibliotecas se mantendrá hasta entonces para dar servicio a los alumnos, aunque con diferentes horarios según los días y las salas de lectura.

Votación
2 votos
Comentarios

Las bibliotecas se llenan por el adelanto de exámenes en la USC