Los tres centros de diálisis de Santiago favorecen la movilidad de pacientes

Permiten que personas con insuficiencia renal se traten durante sus vacaciones o desplazamientos

.

santiago / la voz

El Clínico, HM La Rosaleda y Diaverum, los tres centros que ofrecen diálisis en Santiago, favorecen la movilidad de pacientes. Personas con insuficiencia renal que residen en otros lugares de Galicia o en comunidades del exterior, incluso en el extranjero, pueden recibir ese tratamiento tres días a la semana cuando se desplazan por vacaciones o por otros motivos. Lo mismo ocurre con pacientes de Santiago, a quienes se les gestiona que puedan dializarse fuera.

El Clínico, donde se tratan pacientes renales más complejos, ha recibido en los últimos meses a personas de Italia, Suiza, Portugal, Irlanda, Canarias, Cataluña, País Vasco, Andalucía, Alicante Vigo o Pontevedra, para hemodiálisis, hemodiálisis domiciliaria y diálisis peritoneal. En HM La Rosaleda la principal procedencia ha sido Madrid, con 10 pacientes, además de tres de Alemania, dos de Suiza y de Gran Canaria, y uno de Portugal, Italia, Álava, Valencia, Barcelona y de la provincia coruñesa.

En Diaverum comenzaron este año. La anterior propietaria de este centro situado en O Castiñeiriño no la facilitaba. Tienen el mayor interés en promocionarla, indica su directora, Isabel Fernández. Y disponen incluso de un programa propio con todo tipo de servicios. Esta es una firma con presencia en varios países y en Santiago cuenta con capacidad para atender esa demanda: «Hemos recibido algún caso, pero en lo que más hemos insistido este año fue en difundir que existe esta posibilidad aquí. Creemos que por el atractivo del Camino de Santiago y por la situación de la ciudad puede haber muchas personas candidatas», manifiesta Fernández.

La costa y el extranjero

Respecto a los destinos de los pacientes compostelanos, predominan la costa gallega, pero también comunidades como Cataluña o Andalucía. HM La Rosaleda ha facilitado asistencia a ocho pacientes este verano en centros externos. También Diaverum, en sus centros pontevedreses, trata a personas que veranean en las zonas de Arousa Sur y Sanxenxo.

El Clínico suele tener problemas para atender esta demanda, «porque tenemos completas las 80 plazas, por eso los desviamos a centros concertados, donde suele haber menos problemas. También facilitamos que desde aquí viajen. Lo hicimos a países como Italia, Irlanda, Suiza o Portugal», dice Cándido Díaz, jefe de nefrología. Parte de las solicitudes son para aprovechar viajes del Imserso. En todos los casos conocen las pautas de tratamiento para respetarlas, agrega.

«Muchas veces realizan estancias poco prolongadas, pero hay quienes se van hasta un par de meses. Tratamos de buscar el servicio que les quede más próximo a su hotel o residencia, y el horario que nos indiquen, de mañana o tarde», señala Mari Luz Lago, supervisora de enfermería de nefrología del clínico. Son pacientes que «suelen querer estar controlados por el equipo médico habitual que les atiende. Depende también del grado de dependencia que tengan y de la gravedad de su patología», agrega Díaz.

La asociación Alcer medió en cinco solicitudes este verano, indica su trabajador social, Alfredo Saborido, que ve esta opción como un derecho. Hay casos que no pueden aprovechar la oportunidad por falta de transporte. Aunque parte de los pacientes usan medios propios para aprovechar mejor el tiempo y no depender de las rutas de las ambulancias.

Votación
0 votos
Comentarios

Los tres centros de diálisis de Santiago favorecen la movilidad de pacientes