Un Pilar con el corazón puesto en Cataluña

Las dotaciones de la Guardia Civil de Santiago, Milladoiro y Negreira festejaron a su patrona

.

santiago / la voz

La Virgen del Pilar, patrona de la Guardia Civil, es siempre una celebración solemne. No en vano, coincide con la fiesta nacional, el Día de la Hispanidad en el que se conmemora el descubrimiento de América por parte de España. La de ayer fue, sin embargo, una jornada con un tono más grave del habitual por los tiempos convulsos que vive el país ante el desafío secesionista en Cataluña. Por ello, todos los festejos organizados ayer borraron de sus programas los eventos lúdicos. No hubo ni pinchos ni vinos, tan solo misas.

La de Santiago se celebró en la iglesia conventual de San Francisco. El capitán del destacamento compostelano del instituto armado, Luis Nicolás Arroyo Pérez, estuvo arropado por sus compañeros de los otros cuerpos de seguridad: Félix García, comisario de la Policía Nacional, y José Manuel Traba, jefe de la Policía Local. En representación del Concello acudieron los portavoces municipales del PP y el PSdeG-PSOE, Agustín Hernández y Paco Reyes, pero no estuvo presente ningún miembro del gobierno local de Compostela Aberta, al contrario que el año pasado, cuando junto a los guardia civiles sí estuvo el concejal que tiene asumidas las competencias en Seguridad, Xan Duro.

Al acto también acudieron otros ediles de la corporación santiaguesa, como el popular Alejandro Sánchez-Brunete, así como el presidente de la sección sexta de la Audiencia Provincial, Ángel Pantín, que es la máxima autoridad judicial en la ciudad, y también la valedora do pobo, Milagros Otero.

En Milladoiro, puesto que da servicio a toda el área metropolitana de Santiago, la misa se ofició en la recién estrenada iglesia de la localidad. El teniente Viaño, jefe de este destacamento de la Guardia Civil, estuvo también bien rodeado de compañeros de otros cuerpos. En representación de la Policía Nacional, por ejemplo, acudió el número dos de la comisaría compostelana, Cástor Vázquez. El Concello de Ames también envió representación. Por el gobierno local acudió, entre otros, el concejal del Partido Socialista Blas García.

En Negreira, los agentes del puesto celebraron la patrona con el nuevo sargento a la cabeza, Albino García Mella, procedente de Cambados. La misa se ofició en la capilla del Pazo do Cotón, acompañados de familiares y de los alcaldes tanto del municipio negreirés, Manuel Ángel Leis (PSOE), como de A Baña, Andrés García Cardeso (PP).

Votación
2 votos
Comentarios

Un Pilar con el corazón puesto en Cataluña