Los murales recuperaron espacios urbanos degradados de Pontepedriña

Este programa de muralismo también fomenta hábitos saludables entre la gente joven


santiago / la voz

El programa de muralismo en Compostela, que comenzó el pasado año, «pretende rexenerar e recuperar espazos urbanos a través da técnica do grafito», explicó la concejala Concha Fernández, que también destacó el hecho de que este plan permite «desenvolver hábitos de vida saudables entre a xente máis moza», y por eso la segunda fase se incorporó a las actividades del departamento de Mocidade.

En las últimas semanas, el zaragozano Isaac Hahow realizó un mural en el IES Eduardo Pondal (Conxo); Lula Goce se ocupó de la pared del Centro de Bienestar Social en la calle Manuel María (Salgueiriños), y en Pontepedriña, los artistas Cestola na Cachola y Farid Rueda crearon dos murales en las rúas Amor Ruibal y Vedra. Estos dos últimos fueron visitados ayer por la concejala de Mocidade, Noa Morales, y los coordinadores del programa. La concejala señaló que la técnica del grafiti es también empleada por el departamento de Medio Ambiente como técnica de recuperación de espacios urbanos, y para luchar contra la degradación de zonas comunes.

La obra de Cestola na Cachola (cooperativa de economía social integrada por Xoana Almar y Miguel Peralta) en la rúa Amor Ruibal se caracteriza por un profundo conocimiento del color y por combinados con complejas composiciones. En este mural, como en otros trabajos de estos artistas, la figura de la mujer es el eje central de la obra.

Farid Rueda, que dejó su trabajo plasmado sobre una casa de la rúa Vedra, está considerado como uno de los mejores artistas de la escena mexicana del muralismo contemporáneo, con una larga trayectoria y experiencia en diversas ciudades del mundo.

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de Santiago

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
3 votos
Comentarios

Los murales recuperaron espacios urbanos degradados de Pontepedriña