Raxoi pudo recurrir en junio la subasta del local de Xeneral Pardiñas y no lo hizo

x. melchor / x. m. cambeiro SANTIAGO / LA VOZ

SANTIAGO CIUDAD

Paco Rodríguez

Al no defender sus intereses, el Concello tuvo ahora que pedir la suspensión de la puja

15 jul 2017 . Actualizado a las 10:54 h.

El gobierno local de Compostela Aberta (CA) ha señalado al anterior ejecutivo presidido por Xosé Antón Bugallo (PSdeG-PSOE) como el culpable de que el Concello se exponga ahora a perder una entreplanta de 450 metros cuadrados en la calle Xeneral Pardiñas situada en la antigua sede de los sindicatos. Raxoi tendría que haber recibido este inmueble como contrapartida por el convenio urbanístico suscrito en el 2005 con la empresa Promociones Oroso y por el que se trasladaron las sedes sindicales a San Lázaro y se dedicó el edificio, situado en la milla de oro compostelana, a viviendas de lujo.

Lo pactado con Raxoi no pudo llevarse a cabo por problemas económicos de la empresa inmobiliaria, que en contra de lo que había acordado hipotecó la entreplanta con el mismo banco, el Popular, que había garantizado previamente la entrega al Concello sin cargas del inmueble.

Se inició entonces un largo proceso judicial en el que el Ayuntamiento logró presentarse como parte -inicialmente se lo denegaron- para defender que la entreplanta de Xeneral Pardinas era un bien de dominio público y que, por tanto, no podía subastarse el local, como pretende hacer la entidad bancaria para recuperar parte del dinero que invirtió en la operación.