Bugallo pide a Zapatero un impulso a la autovía a Lugo

La dotación en obras se hacía esencial para la capital gallega que, tras años de promesas incumplidas, adolecía de viales estratégicos. Este vial sigue pendiente a día de hoy


Xosé Sánchez Bugallo, entonces regidor de la ciudad, esperaba que su compañero ideológico al frente del Gobierno central, José Luis Rodríguez Zapatero, diera un impulso a las infraestructuras pendientes en Santiago. Y no a una cualquiera. La dotación en obras se hacía esencial para la capital gallega que, tras años de promesas incumplidas, adolecía de viales estratégicos.

El 7 de julio del 2004, poco después de que Zapatero llegara a la presidencia, visitó Santiago con la promesa de comenzar las obras, esperadas como agua de mayo. El paquete de medidas contemplaba dos proyectos estrella. El de la conexión del AVE con Ourense ya es una realidad. Pero el de la autovía Santiago-Lugo continúa pendiente a día de hoy, casi 20 años después de la apertura del tramo hasta Lavacolla.

La afinidad ideológica entre Bugallo y Zapatero no fue entonces un revulsivo para acelerar ese proyecto. Solo hay una cosa cierta, que entonces, como todavía sucede 13 años después, la demora de las obras de la autovía dejan a Lugo más arrinconada en el mapa de infraestructuras de la geografía gallega.

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de Santiago

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

Bugallo pide a Zapatero un impulso a la autovía a Lugo