santiago / LA Voz

El trazado urbano del Camino Inglés ganará mucho en seguridad, y bastante en belleza, cuando esté señalizado el nuevo trazado aprobado por la Xunta de Galicia en el 2014. Por ahora, los peregrinos siguen fiándose de las flechas amarillas, de las conchas sobre las casas particulares, y de los mojones sin punto kilómetro. Los caminantes entran en el trazado urbano del Camino por las vías Garabal y Galileo, en el polígono do Tambre. El primer mojón urbano, en el cruce de estas dos calles, está rodeado de maleza y suciedad. Esto será frecuente en gran parte del trazado que discurre por la zona industrial de Santiago.

Los peregrinos no dejarán de sorprenderse cuando las flechas amarillas les conduzcan directamente al cementerio y al tanatorio, para continuar por la rúa das Mulas. Esta parte del trazado ganó en seguridad después de la construcción de las aceras, que llevarán al peregrino por una zona de huertas hacia la rúa do Tambre. La maleza está presente a lo lago de toda la rúa das Mulas, especialmente en la margen derecha, mientras que en la izquierda hay casas con huertas.

Cuando el trazado llega a Meixonfrío se produce el desdoblamiento del Camino Inglés. Los peregrinos que quieran seguir la delimitación oficial del 2014 deberán guiarse por las flechas rojas, pero continúan la ruta según el trazado marcado con flechas amarillas en las farolas y en el suelo. Si se opta por el rojo, los peregrinos caminarán entre las casas de piedra de la vieja aldea de Meixonfrío, mientras que quienes sigan el amarillo lo harán entre edificios de nueva construcción. Los de las flechas rojas llegarán a la avenida Cruceiro da Coruña y, tras cruzarla, seguirán por el núcleo rural de Mallou y las rúas Salgueiriños de Abaixo y de Arriba. Esta ruta tiene menos tráfico y vistas espectaculares de la ciudad y de la Catedral. Los de la marca amarilla peregrinarán por el Camino dos Vilares, Ponte Mantible y el parque Fermín Bouzas.

La ruta oficial, marcada desde San Caetano con palos rojos, llegarán a Basquiños después de pasar por delante de la capilla de San Caetano. Los de la ruta amarilla, tras cruzar la avenida de Castelao, una flecha pintada en el suelo les guiará hacia Xoán XXIII. Los de la oficial entran en el casco viejo por San Roque y los otros por San Francisco.

Votación
1 votos
Comentarios

El nuevo trazado está señalizado desde Meixonfrío con flechas rojas que nadie sigue