La Policía Nacional tuvo que proteger a la Local de Santiago en los disturbios

El sindicato SUP pregunta al alcalde Noriega si tampoco se solidariza con sus agentes

;
«No hubo desproporción. La actuación policial fue perfecta» El portavoz del SUP en Vigo defiende la intervención de sus compañeros en el desalojo okupa de Santiago. Asegura que tuvieron que responder a la imprevista violencia que se encontraron

santiago / la voz

En la violenta manifestación del pasado martes en Santiago en favor del grupo que tenía ocupado un edificio en la calle Algalia de Arriba no solo fue la Policía Nacional la atacada, sino que los numerosos grupos de encapuchados armados con palos, piedras, tuercas y hasta cócteles incendiarios también la emprendieron con una patrulla de la Policía Local que prestaba labores de apoyo cortando al tráfico la calle Costa das Rodas. Los agentes tuvieron que pedir auxilio a la sala del 091 al verse completamente rodeados por un grupo que les lanzó todo tipo de objetos y causó desperfectos en su vehículo. La rápida intervención de la comisaría compostelana evitó males mayores, pero el incidente habla claramente de la actitud provocadora y de la premeditada intención de causar disturbios de los participantes en los altercados, ya que los agentes locales en ningún momento se enfrentaron a ellos.

;
Cargas tras desalojo de una casa okupada en el casco histórico de Santiago Manifestantes y Policía se enfrentaron desde Cervantes hasta la entrada de A Quintana

Los policías locales salieron mejor parados del incidente que los nacionales, ya que seis miembros del cuerpo estatal resultaron heridos con lesiones en dedos, manos y tímpanos. Cinco de ellos han causado baja en el servicio sin que el alcalde de Santiago, Martiño Noriega (Compostela Aberta), ni ningún miembro de su gobierno se haya interesado por su estado de salud. Una actitud que ha suscitado un profundo malestar en la Policía y en el que es su sindicato mayoritario en toda España y en Galicia, el SUP, cuyo portavoz, Abel Lobato, se pregunta «si el alcalde Noriega tampoco se va a solidarizar con sus propios agentes, los que trabajan en el Concello con él».

Las mareas y el BNG, unidos

Al igual que la institución local, los partidos integrados en En Marea (Esquerda Unida y Anova) y el BNG también insistieron en los últimos días en difundir la idea de que la acción policial había sido «desproporcionada», y tampoco han mostrado interés por el estado de los policías.

Tres días después de los hechos, el alcalde compostelano insistió en su discurso: «Isto podería terse evitado, non sei que queren que rectifique, é o que penso», sostuvo Noriega, quien también desvió hacia su partido la decisión de respaldar políticamente la manifestación programada para el sábado 10 de junio a favor del movimiento okupa. En todo caso, se mostró contrario a «criminalizar» la convocatoria y aseguró que el Concello actuará «con responsabilidade» en los próximos días para contribuir a un clima de normalidad.

Esa idea de transmitir tranquilidad también fue defendida por la responsable de Turismo de Galicia, Nava Castro, que ha declarado su preocupación por unos hechos que pueden dañar la imagen de Santiago en el exterior y que incluso pueden afectar a la afluencia de visitantes, muy sensibles a cualquier acto violento a la hora de escoger sus destinos.

Precisamente, en los dos últimos años de ocupación del edificio del casco histórico fue recurrente que los inquilinos ilegales colgasen pancartas de los balcones en las que se criticaba el turismo como parte esencial de la economía local.

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de Santiago

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
39 votos
Comentarios

La Policía Nacional tuvo que proteger a la Local de Santiago en los disturbios