«Mi padre prohibió que el belén saliera de casa porque no podía visitarse»

El nacimiento «se cambia todos los años y empiezo el montaje en septiembre»


santiago / LA VOZ

El belén de la familia Otero y Moreira ya puede visitarse en Conxo (ruela de Torrente, 6-8) después de que Paco Otero, su creador, diera por finalizados los trabajos de montaje que «arrancaron en septiembre», pero que empiezan a gestarse «casi al mismo tiempo que voy desmontando el belén, en enero». Cada Navidad, el nacimiento más grande y espectacular de Santiago se dedica a una persona, y el de este año es «para mi hijo Javi, mi nuera Isabel, que es como una hija, y mi primera nieta, Paula, que solo tiene seis meses». Precisamente, Paco Otero le cogió el relevo a su padre cuando nació su primer hijo, Javier, hace 33 años, y desde entonces el montaje «solo salió dos veces de la casa familiar. Una para ir a un videoclub que había en Basquiños, donde vivía yo; y la otra para ir al centro sociocultural Aurelio Aguirre de Conxo». No se repitieron más salidas. «Mi padre me lo prohibió, porque el centro estaba cerrado los domingos y los festivos. Nadie podía verlo, solo se podía visitar en días laborales». La prohibición se convirtió en un compromiso firme, y desde entonces el belén nunca más abandonó la casa familiar.

Como dato curioso, el lugar donde se monta el belén en Torrente era «antiguamente una cuadra para los animales, un portal». Otra curiosidad es que Conxo, donde alcanzó su fama, no es el barrio donde nació el belén. Su origen hay que buscarlo en San Caetano, donde vivían los padres de Paco Otero y donde se ubica el germen del nacimiento de Conxo. La idea surgió en 1946 a petición de la madre de Paco, que quería «un belén en casa». Las primeras piezas, «todas siempre artesanales», fueron el portal, el castillo de Herodes, algunas casas y los Reyes Magos a caballo. A partir de ahí, y durante los 71 años de existencia de este conjunto, no dejaron de incorporarse nuevas piezas y figuras. En el último año, un amigo le regaló a Paco varias piezas, y «decidí incorporarlas, pasamos de 818 a 955, y de 71 en movimiento, a 101». Para poder aumentar el número de elementos optó por jugar con los niveles: «Aumenté espacios con más plataformas y también coloqué nueve espejos para darle profundidad, así parece más grande». En total, el nacimiento de la ruela de Torrente ocupa una superficie de 45 metros cuadrados y «todos los días, aun después de inaugurado, hay que hacer cosas, porque las figuras con movimiento hay que retocarlas y revisarlas. Estas piezas están algunas sujetas con sedal y los motores son de juguetes de mis hijos».

Cada año son miles las personas que acuden a ver el nacimiento y «muchos repiten, pero nunca es igual. Cambio la escenografía para sorprender». Hasta la ruela de Torrente se desplazaron el pasado año «seis mil personas, llevamos la cuenta», y lo más increíble es la procedencia de los visitantes. «Desde japoneses, chinos, brasileños, de todos los sitios, de toda Galicia, y por supuesto, de todo Santiago y de Conxo», comenta con cierto tono de orgullo.

De todos los comentarios que dejan en el libro de visitas, algunos de los que más satisfacción le producen son los «que escriben personas del Mediterráneo, donde están los mejores belenes de España. Consuelo Delgado, profesora de la Universidad de Murcia, escribió hace tres años que era el más espectacular que había visto, y decía que había visto muchos». Igualmente una «chica de Nápoles, donde también hay mucha afición, escribió que le parecía espectacular».

Estos comentarios y las muestras de cariño de quienes acudieron a la inauguración el viernes «me dan ánimos para seguir. Me gusta, pero sobre todo me gusta seguir el legado de mi padre». Además, está seguro de que el futuro del belén está asegurado, porque «mis hijos, Javi y Jacobo, son expertos, y sé que seguirán».

El personaje. Paco Otero, autor del belén de Conxo, que tiene 200 piezas decorativas, 955 figuras y 101 más con movimiento, y 1.752 bombillas.

Horario de visita. De lunes a sábado, de 18 a 21 horas; domingos y festivos, de 11 a 13 y de 18 a 21 horas. Abierto hasta el 8 de enero. En ruela de Torrente, 6-8.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
3 votos
Comentarios

«Mi padre prohibió que el belén saliera de casa porque no podía visitarse»