«Eu non vin como crecía o meu fillo»

Raúl del Río califica de acierto vivir en Fontiñas porque es un «sitio moi tranquilo e sen ruídos»


santiago / la voz

¿Hay gente de mar en Santiago? La hay, y Raúl es un vivo ejemplo. Durante su niñez, en su Freixo natal, un vecino le metió el gusanillo del mar en el cuerpo y allá se fue a la Universidade Laboral A Coruña para formarse en la materia. Posteriormente se especializó en Vigo como jefe de máquinas. Lleva 30 años navegando, primero en pesca y luego en la marina mercante.

Las capturas le llevaron a las Malvinas y a Sudáfrica, una «experiencia dura» por las agotadoras horas de trabajo, particularmente de la marinería: «Esa xente traballaba dous ou tres días seguidos sen ir durmir. Antes ser mariñeiro era inhumano, un escravismo. Eran os que mais traballaban e os que menos cobraban. Eu víaos e dábanme moita pena. Vin unha vez a un mariñeiro que quedou durmido, caeu dunha cinta nun enxaretado e, pese ás feridas, seguiu durmindo». Hoy, dice, cambiaron las normas.

En O Freixo, como en otros lugares costeros, muchos vecinos veían solo dos opciones: el mar o la emigración. Con estudios, podían aumentar las alternativas.

En la marina mercante, Raúl pasó a comandar, como segundo del capitán, el mantenimiento de grandes buques gaseros. El producto transportado, el gas, habla por si solo de la gran responsabilidad de su tarea, aunque matiza que «son os barcos máis seguros precisamente polas especiais medidas de protección que requiren».

Y reúnen tanta responsabilidad porque fue delegada en la gente de a bordo: «No Prestixe culparon ao capitán, que era o menos culpable e que adoptou a decisión máis correcta, a de achegar ao barco aínda non roto a un porto, coa decisión de alonxalo a rotura estaba garantida».

Son tres décadas de mar, con muchos meses sin ver a su mujer Ana ni a su hijo Raúl: «Botábaos de menos. Eu non vin medrar o meu fillo centímetro a centímetro, senón cada dez centímetros. Non o vía crecer. Víao crecido».

¿Son los marinos gente de otra pasta? «Non todo o mundo vale para isto. A xente que sinta moita morriña e se desespere non debe ir ao mar. A morriña ten que estar controlada. Hai que cumprir e non vale poñerse melancólico». Vio a cantidad de gente, al llegar a un puerto, dejar el buque y volverse a casa.

La movida de Santiago

Raúl vino de pequeño varias veces a Santiago. Y cuando estudiaba. «Eu viña da Coruña a Santiago todos os xoves. Gustábame mais a movida de aquí. Viña moita xente a dedo dende A Coruña». Hace 26 años que vino a residir a Santiago. Adquirió una vivienda de la polémica cooperativa PSV en Fontiñas: «Cheguei a temer polo piso. Vía xente da cooperativa chorando».

Pero no está arrepentido de residir ahí. Por el contrario «foi un acerto escoller este barrio porque é un sitio moi tranquilo, sen ruídos, hai xente moza, boa e sociable». ¿Mejor que en el Ensanche? «Si, si. No Ensanche hai moito tráfico, ruídos e movemento nocturno. En Fontiñas non hai bares nin nada que altere a vida nocturna».

Sí hay más superficies comerciales por metro cuadrado que en otra parte. La familia Del Río vive justo en el medio de los centros Área Central y As Cancelas y puede elegir los dos caminos. Lamenta el bajón de Área Central por el cierre de varias tiendas aunque «están abrindo outras e empeza a cobrar un pouco de vida. Iso si, que non se vaia Alcampo, porque senón,...».

A la hora de tomar vinos y tapas suele tirar hacia San Lázaro. Le encanta ir a los bares de parroquia en donde la gente mantiene la tradición de la lengua: «Gústame escoitar falar en galego. Quizais por estar tanto tempo fóra añoro mais a lingua e os costumes de aquí. Na Coruña, Vigo e Ferrol o galego desaparece, e por iso me gusta Santiago».

Votación
5 votos
Comentarios

«Eu non vin como crecía o meu fillo»