«As setas poden xerar tantos ingresos como as castañas ou a madeira»

Este biólogo de la USC y experto en micología inicia sus cursos «explicando as variedades que non hai que coller»

.

Santiago / La Voz

Las primeras lluvias de septiembre y octubre marcan la llegada del otoño y también suponen el pistoletazo de salida de la primera hornada de setas, que ya se vislumbran que en breve llegarán a tierras compostelanas pero que ya brotaron en la Costa da Morte.

Así lo avanza Martín Souto, biólogo y botánico de la USC experto en micología, ciencia que pocos conocen en Galicia, una circunstancia que provoca que los próximos fines de semana su agenda esté completa con charlas para explicar cuáles son las setas que se pueden llevar al paladar, aunque en realidad su metodología es precisamente la inversa. «O primeiro que ensino nestes cursos son as variedades que hai que deixar no monte, porque hai moitas tóxicas e algunhas mortais», matiza Souto, que insiste en que quien quiera salir al monte a recogerlas debe hacerlo con un conocimiento previo para evitar riesgos. Este mensaje, que repite todos años con éxito, se ve reforzado con el interés que muchos colectivos y ayuntamientos que incluyen entre su programación de otoño actividades relacionadas con la micología.

La organización de estos cursos es consecuencia directa de lo atractiva que resulta esta actividad. «En Galicia non había tradición de recollida de cogomelos, pero agora ir ao monte xa é unha actividade de ocio na que poden participar familias con nenos pequenos. E a xente engánchase, porque quen vai a primeira vez o normal e que repita», explica Souto, que llegó al mundo de la micología cuando «con doce ou trece anos apunteime a un curso e os cogomelos pasaron de ser tóxicos a podelos coller e comer». Y recuerda que mientras él iba a recoger setas, «a miña aboa non as quería nin ver na cociña e os veciños dicíanme que ía morrer». Frente a esta visitón de antaño, añade, «eu xa levei ao meu sobriño con dous anos»,

La temporada de recogida está muy ligada a la humedad del suelo y también al cuidado del monte. Así, en Ponteceso y A Costa da Morte, de donde procede Martín Souto, las primeras setas brotaron hace dos semanas, mientras que la tromba de agua que cayó ayer mismo en Santiago y su entorno provocará una eclosión micológica dentro de cuatro o cinco días. Para encontrarlas, explica, hay que buscar en la base de árboles como castaños o pinos. Por eso, los avezados en esta afición localizan las diferentes variedades en función del tipo de bosque al que acudan, «ou tamén nas beiras dos camiños».

La opción del micoturismo

Aunque la Xunta ha elaborado una normativa que regula la recogida, Martín Souto resalta que la micología, pese al interés creciente que genera, es un campo que aquí no está tan explotado como en Cataluña, País Vasco y Castilla y León. A su juicio, el potencial de Galicia está muy infravalorado, ya que «as setas poden xerar tantos ingresos como a colleita de castañas e a venda da madeira», sobre todo porque, argumenta, es una producción complementaria y en una época muy concreta y corta del año. «En Soria ou Burgos hai cotos que vixían os veciños, que lle sacan un beneficio moi grande», como un equivalente a las vigilancias de zonas de marisqueo.

Martín Souto también resalta la viabilidad que en algunas zonas puede tener el micoturismo, una opción que en comunidades como Castilla y León está cada vez más implantada, como ya ocurre en Galicia con el turismo enológico y vitivinícola.

Martín Souto. Biólogo de la USC, imparte cursos de micología por toda Galicia para fomentar la recogida de setas con total garantía.

Jornadas en Frades. El Concello organiza la segunda edición de esta actividad el día 29 con una charla informativa de Souto y salida al monte.

Votación
4 votos

«As setas poden xerar tantos ingresos como as castañas ou a madeira»