«Aún me sorprendo cómo he podido ir a tocar a Irán. Quedé hipnotizada»

Toca un instrumento de más de tres siglos, con el que imparte clases en Santiago

Isabel Villanueva impartió ayer un curso de viola en Santiago y continuará hoy.
Isabel Villanueva impartió ayer un curso de viola en Santiago y continuará hoy.

santiago / la voz

Iba para guitarrista, pero cuando quiso entrar en el conservatorio no había plaza. En la ronda para elegir nuevo instrumento hubo uno que la marcó: la viola. Lo que iba a ser una relación de un año, se convirtió en una prolongación de Isabel Villanueva. Estos días, esta pamplonesa que ha sido la primera extranjera en ofrecer un concierto en Irán, está impartiendo un curso de viola en la Escuela de Altos Estudos Musicais (EAM) y asegura que el nivel de los violistas gallegos ha aumentado en los últimos años.

-¿Qué consejo da a sus alumnos para tocar la viola?

-Eso es personal, porque cada alumno es un mundo y yo intento aprender qué es lo que necesita cada uno para poder ayudarle. Y la clave para tocar bien cualquier instrumento es escucharse uno mismo para ser consciente de lo que uno está haciendo y lo que quiere hacer.

-Obtuvo gran cantidad de premios, ¿qué suponen?

-Suponen el reconocimiento a toda mi vida dedicada a la música y también al instrumento que toco, la viola, que no es conocido aún por el gran público. Estos premios sirven para que la gente sepa que existe este instrumento, con unas cualidades expresivas comparable a las de cualquier otro.

-¿Sigue siendo una gran desconocida para el gran público?

-Sí, lamentablemente. La ilusión de mi vida sería que la gente de la calle, al igual que cuando le preguntan «¿Conoce usted a Cervantes?», al decirle «¿Conoce usted la viola?», responda «sí».

-Fue la primera extranjera en dar un recital de viola en Irán...

-Sí, la primera persona y, además, mujer.

-¿Cómo surgió?

-Fue de una colaboración con una guitarrista y compositora iraní, Golfam Khayam. Nos conocimos en Suiza, toqué una obra suya y quedó muy contenta. A raíz de ahí vino el proyecto de hacer una presentación mía en Irán con obras suyas y de Falla. Lo presentamos en la sala más importante de Irán, que es la Roudaki Hall de Teherán. Fue una presentación de la viola en Irán y quedé hipnotizada por ese país.

-¿Qué fue lo que más le llamó la atención?

-No me cansaré de decirlo: la hospitalidad de la gente. Como la gente sufrió tanto en Irán, pienso que son más sensibles a todo lo que es la música, las artes... Hay mucho ambiente artístico y cultural.

-¿Hay interés por la música?

-Sí, los dos días que tocamos, la sala estaba llena. Parecía que estaba en un sueño. Me quieren invitar otra vez, pero está complicada la situación, tiene que aceptarte... Aún me sorprendo cómo he podido ir a tocar allí.

-Toca una viola de 1670, ¿es la que está usa en el curso?

-Sí, es mi instrumento y lo cuido como si fuera mi mano, quizás más. No me separo de ella, es mi voz.

-¿Fue difícil conseguirla?

-Lo descubrí en Londres. Tocaba con otra viola y quería hacer un cambio y, en la tienda, descubrí esta, me hicieron el cambio y, hasta hoy. Llevo con ella desde el 2010, pero ha cambiado muchísimo y yo con ella, es una relación recíproca. Aprendo de su personalidad, porque estos instrumentos antiguos tienen la suya y en las violas aún es más evidente al tener medidas distintas. Entonces, tienes que acoplarte a ellos y ellos a ti. Mi toque de viola ha cambiado desde que tengo este instrumento.

-¿Se puede valorar?

-Esta viola, anterior a Bach, es irreemplazable. Cada instrumento, y más de estas fechas, se pierde y no hay quien lo iguale. Entonces, da igual el valor económico porque no la puedes recuperar.

-¿Hay muchas tan antiguas?

-No. De 1670 es una fecha bastante temprana, hay bastantes del siglo XVIII, pero tan antigua y tan bien conservada, hay muy pocas.

Isabel Villanueva. Esta joven, que nació en Pamplona en 1988, acumula múltiples galardones -el último el Premio Ojo Crítico de Música Clásica-.

Proyectos. Prevé grabar un disco, además de ofrecer conciertos en Suiza, Italia y Rusia a corto plazo. Su reto es que se conozca la viola.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
7 votos
Comentarios

«Aún me sorprendo cómo he podido ir a tocar a Irán. Quedé hipnotizada»