El Obra encontró la continuidad que tanto estaba reclamando

Moncho Fernández destacó la buena defensa que realizó el conjunto santiagués en el choque de Manresa

áREA 11

El entrenador del Obradoiro, Moncho Fernández, se mostró satisfecho porque con la victoria en Manresa su equipo se había quitado un buen lastre de encima. Era su primer triunfo fuera en la presente temporada y eso «significa romper una racha, coger fuerzas y ojalá que nos sirva para coger un impulso nuevo».

El técnico argumentó también que «es verdad que había un duelo de ansiedades para salir de la dos rachas negativas de ambos equipos y la diferencia con otros partidos ha sido nuestra continuidad, esa regularidad que tanto hemos echado de menos con anterioridad».

Para el técnico del equipo gallego, la victoria del Obradoiro se fraguó «en nuestro fenomenal inicio defensivo que, luego, en el segundo cuarto, fuimos capaces de completar con mucho acierto en ataque. Lo que nos llevó a tener una ventaja muy importante al descanso».

Moncho Fernández reconoció que en la reanudación sus jugadores «tuvieron algunos momentos malos que supimos compensar con mucha continuidad y con una madurez que ciertamente nos había faltado a menudo hasta ahora». Ahondando en el trabajo defensivo de su equipo, Moncho Fernández se felicitó por la defensa que el Obra forjó frente al jugador franquicia local, Dejan Musli, «pero también la de Otverchenko o Grigonis, y en general también hemos estado mucho mejor en el rebote».

«El futuro es mañana»

Eso sí, el entrenador de Obradoiro no se permite pensar en el final de temporada: «El futuro es mañana. Tenemos que aprovechar esta victoria para que nos de fuerzas para afrontar el próximo partido, pero no podemos pensar en mayo».

Por su parte, el técnico vasco del Manresa, Ibon Navarro, entró en sala de prensa con la intención primera de disculparse ante el público local por un «segundo cuarto, para el que hay algunas explicaciones, pero que ha sido de cárcel». Navarro explicó que «ha sido un inicio muy parecido al de otras derrotas, que empezamos sometidos, con demasiadas dudas delante».

El técnico negó que el mal resultado fuera consecuencia «ni de falta de ganas o energía» y dirigió su razonamiento hacia un exceso de ansiedad: «El equipo está demasiado colapsado y con estrés». Confió en que el trabajo de los próximos días sirva para que el equipo «coja frescura, porque quedan todavía muchos partidos».

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de Santiago

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
12 votos
Comentarios

El Obra encontró la continuidad que tanto estaba reclamando