Patricia Cupeiro: «Antes de facer o Hostal pensaron en edificar unha hospedaría na Estila»

Estudió el interés artístico de 46 establecimientos de Paradores, siete de ellos gallegos


SaNtIaGO / LA VOZ

La red de Paradores de Turismo convirtió en la península en torno a medio centenar de edificios de interés histórico-artístico en 46 establecimientos hosteleros, entre 1928 y el 2010. Siete de ellos son gallegos: el Hostal dos Reis Católicos de Santiago, San Estevo de Ribas de Sil, Vilalba, Baiona, Pontevedra, Cambados y Monforte de Lemos, los cuatro primeros declarados Bien de Interés Cultural. Suponen «un modelo único de contribución estatal ao reaproveitamento de inmobles históricos, que exerceu influencia internacional», concluye una tesis doctoral defendida por Patricia Cupeiro López en la USC. En la Facultade de Xeografía e Historia este asunto interesa al departamento de Historia da Arte, y había trabajos previos como los libros de la profesora María Dolores Vila Jato, a los que contribuyó Juan Monterroso, director de la tesis de Patricia.

Su estudio destaca el acierto del marqués De la Vega-Inclán, quien abrió el primer Parador, en 1928. Fue «unha persoa moi adiantada para o seu tempo, cando non existía o concepto de turismo cultural». Lo hizo en la Comisaría Regia de Turismo, en el reinado de Alfonso XIII. La idea prosperó en la dictadura de Primo de Rivera, y sobrevivió los cambios políticos de la República o el franquismo, y se mantiene.

Tras la Guerra de 1936 hubo un paréntesis constructivo hasta 1945, cuando se inauguró el Parador de Granada. Todos los gallegos son posteriores. En 1955 abrió el primero de la comunidad, en Pontevedra.

Patricia explica que «naquela altura competían os ministerios de Información e Turismo e de Industria na construción de establecementos hostaleiros. Os dous quixeron aproveitar o antigo Hospital Real de Santiago. En 1954 o Instituto Nacional de Industria tiña unha xestora da Empresa Nacional de Turismo (Entursa), que foi a que conseguiu habilitar o Hostal dos Reis Católicos. Foi idea do arquitecto Moreno Barberá, quen pretendía facer unha rede de hospedarías ou hostais por todo o Camiño de Santiago, para fomentar o culto xacobeo. O Hostal foi o primeiro; despois, o de San Marcos de León, en 1965. Eran os máis grandes, e as autoridades presumían de que eran dos máis importantes de Europa. Ambos serían convertidos en Paradores, en 1986, tras a privatización de Entursa».

Hubo más proyectos: «En Compostela, antes de facer o Hostal pensaron en edificar unha hospedaría na costa da Estila, para peregrinos, de nova construción», agrega Patricia Cupeiro.

La demolición y reconstrucción de los 22.000 metros cuadrados de cubiertas, 12.000 de muros de piedra, el pintado de 12 hectáreas de paredes, la habilitación de 20.000 metros cuadrados bajo tierra, la construcción de una cuarta planta, la maquinaria y la decoración para poner en marcha el Hostal fue un proceso de solo 9 meses. Se trabajaban las 24 horas. Se inauguró el 24 de julio de 1954: «Obraban con moita rapidez, e a economía de medios e os criterios de explotación condicionaban as intervención. Segundo Moreno Barberá von Hartenstein, fillo do arquitecto, Franco decidiu que o establecemento hostaleiro se emprazase no Obradoiro, porque o consideraba un espazo máis axeitado, perante a posibilidade da visita do Papa aquel ano santo, que non tivo lugar», señala.

El edificio del Hostal, del siglo XVI, es el segundo más antiguo de los 7 Paradores gallegos que estudia. Solo Vilalba es anterior.

Investigación. La tesis doctoral de Patricia Cupeiro se titula «Patrimonio y turismo. La intervención arquitectónica en el patrimonio cultural a través del programa de Paradores de Turismo».

Siete años. Tardó 7 años en finalizar el estudio, desde el 2008, con orientación del profesor Juan Monterroso.

Vive Camino

Toda la información sobre el Camino de Santiago en Vive Camino

Votación
0 votos
Comentarios

Patricia Cupeiro: «Antes de facer o Hostal pensaron en edificar unha hospedaría na Estila»