«Santiago solo quería la estación de Cornes, pero tuvo que ser todo o nada»

Ofreció al Concello la foto que su bisabuelo tenía colgada en el negocio familiar


SaNtIaGO / LA VOZ

Juan José Lema Negrillo se acercó «por casualidad» a la historia más íntima y profunda de Conxo. «Todo empezó hace muchos años, cuando estaba en marcha la reparcelación y le pregunté a mi abuela por cosas que no entendía y que me parecían raras». A partir de ahí «comencé a escudillar en la vida de mi propia familia» y llegó a la figura de su bisabuelo, José Lema Martínez.

Aunque considera que su antepasado no es merecedor de ningún homenaje, «forma parte de nuestra historia y hay que conocerlo». José Lema Martínez fue primero concejal y se le nombró alcalde «el 5 de enero de 1924 a dedo, como era habitual. Estoy hablando de la época de Primo de Rivera» y, según destacó Juan José Lema, «su misión era cerrar el tema de la adhesión de Conxo a Santiago. Adhesión que no fusión, que habría sido más ventajosa para Conxo». Lema considera que «los de Santiago son apáticos, pero los de Conxo siempre fueron guerreros. Sin embargo, en lo de la adhesión hubo poca oposición, y además los que no querían, tenían que firmar en la rectoral. ¿Quién iba a ir?», apunta.

De la figura de su bisabuelo, Lema destaca que «era un cacique algo más moderno, pero cacique. Masón y espiritista. Es bueno que se sepan estas cosas para terminar con los tópicos de Conxo y contar las verdades». En esa época, entre los burgueses, «clase a la que pertenecía la familia, era habitual la práctica del espiritismo y mi bisabuelo no era una excepción. Participaba en sesiones en una casa modernista de A Sionlla con su círculo de amigos». Su bisabuelo era un comerciante vinculado al sector de la alimentación. Tenía un comercio en Vidán, que «se cerró en 1985 y del que salvé su fotografía, ya muy deteriorada». Esta imagen fue restaurada en un taller del centro sociocultural «hace años y quiero donarla al Ayuntamiento para que se guarde en el archivo, porque al fin y al cabo fue el último alcalde de Conxo».

En medio de su investigación sobre la figura de José Lema Martínez se topó con realidades «muy duras, como que el archivo del Ayuntamiento de Conxo no está todo lo bien conservado que debía estar» y «con el hecho de que Santiago quería solo la parte de la estación de Cornes. Igual que el único interés en Enfesta era por el aeropuerto, en Conxo no se pensaba en el crecimiento y desarrollo de la ciudad. No es verdad, lo único que importaba era la estación». Lema asegura que la lectura detallada de los documentos revela que «tuvieron que elegir entre todo o nada; y no les quedó otra que llevarse todo». La superficie Conxo tenía forma de «herradura y abarcaba zonas como los terrenos donde se levantaron las casas de Ramírez, Vidán e incluso parte de Pontepedriña era de Conxo, pero la adhesión tenía un puro interés económico».

Crecimiento económico

José Lema Martínez «era oriundo de Ponteceso, pero vivía en Vidán y se casó en Conxo con una Bautís». Una de las figuras más determinantes en su «crecimiento económico y social fue Patricio de Andrés Moreno, que era el mayor contribuyente de Santiago y con el que tuvo una gran amistad». Y también estuvo vinculado a «Olegario Campos, empresario del sector del lubrigante, que fue su socio y, aunque rompieron la sociedad, siguieron siendo grandes amigos», según le consta a su bisnieto.

José Lema Martínez (1869-1932). Se le nombró alcalde de Conxo entre el 5 de enero de 1924 y el 15 de mayo de 1925.

Datos personales. La familia era oriunda de Ponteceso, pero vivía en Vidán. Se casó con una hija de la familia Bautís Mareque de Conxo y tuvo seis hijos (cuatro hombres y dos mujeres).

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

«Santiago solo quería la estación de Cornes, pero tuvo que ser todo o nada»