Las secuelas del caso Pokémon complican la gestión de Noriega


La agilidad en la gestión no es el rasgo que mejor puede definir al gobierno de Compostela Aberta, al menos en Educación. Las escuelas infantiles municipales de Conxo y Fontiñas tenían que haber iniciado el actual curso escolar con nueva adjudicataria, o con la misma, si Clece aspirase a reeditar el contrato y ganase de nuevo. Sin embargo, con el factor en contra del poco tiempo desde que asumió el mando, el gobierno de Martiño Noriega se ha visto forzado a prorrogar el contrato actual, el que ahora acaba de anular el alto tribunal, estirándolo además hasta abril del 2016 con el argumento de que en esa fecha expira el de otra guardería del Concello, la de Salgueiriños, precisamente la que gestiona la empresa Servicios y Materiales, S.A. (Sermasa), del grupo Vendex. La pretensión de Noriega y su edil Manuel Dios es unificar ese concurso para un solo contrato con las tres escuelas infantiles.

Vendex, que llegó a tener en Santiago concesiones por más de dos millones de euros anuales, fue perdiendo contrato tras contrato desde que estalló el caso Pokemon, pero no se da por vencido. Actualmente apenas le queda la gestión de la guardería de Salgueiriños, donde supuestos enchufes de personal provocaron la imputación del exalcalde Currás. Aparte de esta sentencia, que abre interrogantes sobre los motivos de la exclusión de Sermasa, Vendex también consiguió que el TSXG anulase el concurso de la grúa y la ORA adjudicado en enero del 2012 por el gobierno de Conde Roa a Setex Aparki, en el que competía. Noriega tuvo que prorrogar este contrato hasta decidir si convoca otro concurso o si municipaliza el servicio.

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de Santiago

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
3 votos
Comentarios

Las secuelas del caso Pokémon complican la gestión de Noriega