Baiona busca los orígenes del único cruceiro cubierto de la provincia de Pontevedra

Monica López Torres
mónica torres BAIONA / LA VOZ

SANTIAGO CIUDAD

Primera intervención en un siglo en uno de los monumentos más singulares de la villa turística

29 oct 2014 . Actualizado a las 09:01 h.

Dos canteros y un restaurador han asumido la primera intervención a la que se somete el único cruceiro con baldaquino de la provincia, el de la Santísima Trinidad de Baiona. Al menos, en los últimos cien años no se ha actuado en el conjunto, según confirman el Concello y los expertos de la empresa Proyecto Arte, encargada de la intervención.

Habrá que esperar a los análisis para saber si hubo alguna actuación con anterioridad aunque, tras varios días de labores sobre el monumento catalogado como bien de interés cultural, ya se apunta su buen estado. Uno de los principales retos es conocer algo más del conjunto, con piezas de los siglos XIX, XV, XVI y XVIII, ya que casi no hay documentación al respecto ni información sobre su autoría.

La mayor atención, confirma el restaurador Miguel Ángel dos Santos, se centra en la cruz que preside el conjunto enclavado sobre las rocas de la antigua calzada romana, en la parte alta de Baiona. «Es una joya porque conserva la misma policromía que las del Pórtico de la Gloria», confirma. Por ello, la actuación es más específica en los dos elementos distintivos del grupo, el baldaquino de piedra de fábrica que solo tiene este cruceiro y el de Noia y en la cruz. «Sabemos que es una cruz gótica pero la duda está en su datación por lo que, en colaboración con la Universidad de Santiago, se están practicando analíticas de los pigmentos descubiertos para poder situar el período», explican.