El castillo de Pambre se restaura para convertirlo en una pieza de museo

Por el momento no se contempla la rehabilitación del interior de la fortaleza como se hizo con los pazos en los 80


LUGO / LA VOZ

Los restauradores del castillo de Pambre, la empresa de arquitectura de Mario Crecente, afronta los trabajos con el fin de conseguir que la fortaleza se convierta en una pieza de museo. Para preparar la reforma, Crecente y su equipo -según recoge un informe del Consello da Cultura Galega elaborado por el profesor de la USC Manuel Gago- visitaron numerosos castillos para comparar y llegaron a la conclusión de que el de Pambre es una joya por su calidad constructiva, «na que a traza ideal é a súa maior singularidade, unha torre da homenaxe de 22 metros de alto, nunha pranta de 11x11 metros, que se vai ampliando nun recinto con catro torres que respectan a proporción orixinal».

Desde su construcción, a finales del siglo XIV por el noble Gonzalo Ozores de Ulloa, apenas tuvo modificaciones, debido, en parte, a que no fue atacada durante las revueltas irmandiñas.

La restauración de Pambre supondrá que el visitante pueda verlo como un museo medieval. Aun así, habrá una diferencia entre los espacios de uso público, las instalaciones auxiliares y servicios (que se ubicarán en las viviendas adosadas a la muralla exterior) y el espacio visitable del castillo, donde habrá visitas libres para todo tipo de públicos y visitas guiadas para zonas más inseguras, como el adarve.

Por el momento no se contempla la reconstrucción del interior del castillo, al estilo de que como se hizo con los pazos y fortalezas durante los años ochenta del pasado siglo. Las visitas serán sobre los restos, complementada con las instalaciones de servicios ubicadas donde antes vivían los caseros y los dueños del conjunto. También se podrán ver los importantes restos arqueológicos (castrexos, romanos y suevos) encontrados en la capilla.

Respeto a la vegetación

Otro de los puntos en los que hace hincapié el informe de Manuel Gago indica que se intentará preservar la identidad visual de Pambre. Hay bastantes muros cubiertos de vegetación. Crecente apunta que «non pensamos tocar as pátinas, pero imos facer unha poda selectiva da vexetación, porque temos a idea de manter esa imaxe do castelo arborado, da ruína vexetada». Quitarán la vegetación que afecte a los muros, «pero eliminar as árbores de Pambre é retirarlle parte da súa identidade», apunta Crecente

Votación
2 votos

El castillo de Pambre se restaura para convertirlo en una pieza de museo