Los análisis confirman que restos antiguos hallados en A Coruña son olería de Buño

Entre las piezas arqueológicas destacan un trozo de tubería descrita en un texto de 1679 y una taza con vidrio blanco


carballo / la voz

Confirmado, el museo coruñés del castillo de San Antón atesora seis de las piezas de olería de Buño más antiguas de las que se tiene constancia, elaboradas entre los siglos XVIII y XIX. El pasado mes de julio todos los indicios apuntaban en esta dirección. Hoy los análisis han dado la razón a las fundadas sospechas del director del Ecomuseo Forno do Forte, Francisco Doval Galán, quien aseguraba entonces que las características morfológicas, el acabado superficial y las pastas con las que habían sido elaboradas desvelaban que las piezas habían sido elaboradas por oleiros de Buño. Pese a la seguridad, Doval se mantenía prudente y declinaba echar las campanas al vuelo a la espera de los resultados de los análisis DRX (rayos equis) y de los elementos traza (minerales singulares que caracterizan una zona determinada). «Tras obter os permisos oportunos na Consellería de Cultura, tomáronse mostras destes recipientes e foron enviados ao Instituto da Cerámica de Galicia da Universidade de Santiago para a súa análise e así poder determinar con seguridade a súa procedencia», explica Francisco Doval, satisfecho porque todos los estudios han avalado su tesis inicial.

Los recipientes (una jarra, una fuente plana, una cunca, una taza con asa, un portavelas y un trozo de cañería) aparecieron en diferentes excavaciones realizadas en A Coruña, en estratos de los siglos XVIII y XIX, «momento no que por diferentes documentos coñecemos que Buño ten un gran número de oleiros traballando e que a súa produción véndese en boa parte de Galicia», explica Doval. «Un dos destinos principias era a cidade da Coruña, cliente tradicional de Buño. Se ben polos escritos coñecíanse estes datos, na práctica pouco se sabe sobre as pezas fabricadas nesa época salvo datos soltos, pero con estas análises podemos concretar algo máis sobre este tema», añade.

Hasta el siglo XX

En el caso de la jarra, la fuente, el portavelas y la taza con asa, indica el director el Forno do Forte, su producción se mantuvo hasta avanzado el siglo XX. Por ello, «estas pezas teñen gran interese e distintas peculiaridades que amosan a gran variedade morfolóxica existente en Buño e a súa riqueza aínda por descubrir». No obstante, Doval destaca, por su novedad, la cunca, «que permite coñecer que en Buño tamén había pezas rematadas en vidro branco, cuestión descoñecida ata o de agora». Se trata de la típica cunca, similar en forma a las que siguen haciéndose ahora, «pero en lugar de ter o vidrado habitual ten a superficie interior cuberta por un vidrado branco, probablemente de estaño, acabado pouco habitual, pero non é alleo a Buño, polo menos nalgún momento dos séculos XVIII e XIX». En esa época, explica, los recipientes de loza y de porcelana eran muy valorados, por lo que es probable que los oleiros utilizasen el color blanco para adaptarse al gusto del público.

Doval Galán se muestra entusiasmado con la cunca, pero mucho más con el trozo de tubería. Un tipo de cañería que, resalta, se menciona en la Cédula Real de 1679, momento en el que se documenta el encargo de 1.400 unidades. «Este anaco de tubaxe non ten por que corresponderse coas dese documento, poden ser doutro encargo non documentado ou do que non se localizou o escrito, pero ten o enorme interese de coñecer como eran as tubaxes que se fabricaban en Buño e que eran utilizadas na traída de augas da Coruña dende polo menos o século XVII», explica. Además, por primera vez, añade, se han encontrado evidencias arqueológicas de las cañerías citadas en el primer documento que hace referencia a Buño.

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de Santiago

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
2 votos

Los análisis confirman que restos antiguos hallados en A Coruña son olería de Buño