«Llevo 14 años en el cargo y voy camino de ser vitalicio»

Aunque natural de Ferrol, se integró tanto que acabó liderando a los vecinos


santiago

Si el cambio que ha pegado Santiago de Compostela en los últimos veinte años salta a la vista, en el extrarradio la metamorfosis ha sido mucho más acentuada. Lo sabe bien Germán Hermida Noval, presidente de la Asociación de Veciños Monte do Gozo que lleva catorce años encabezando un colectivo implicado hasta el fondo en la vida de la parroquia de San Lázaro.

Germán Hermida Noval.

Ferrol, 1946.

Casado, tres hijos.

El entorno del Centro Sociocultural de Amio, sede de la asociación de vecinos y nexo entre San Lázaro y Amio.

Uno de los retos de su directiva era que el centro sociocultural pudiera estar abierto todos los días de la semana, de seis de la tarde a diez de la noche, y eso se ha conseguido. «Este edificio -explica- es de propiedad municipal, pero tenemos un convenio con el Concello según el cual, mientras exista la asociación de vecinos, la gestión es nuestra». De otra manera, sería muy complicado, sino imposible, afrontar los gastos que genera una instalación de este tipo.

Y si por algo se caracteriza el centro sociocultural de Amio es por su dinamismo, con un montón de actividades en las que se implican los vecinos, desde los más pequeños a los más veteranos. «Son precisamente los niños los que tiran de los mayores», dice el presidente. Informática, inglés, pandereta y baile, excursiones... en el local siempre hay algo que hacer. Y aunque la cosa no está económicamente para echar muchos cohetes, la asociación mantiene un programa estable y con un buen nivel, fruto del esfuerzo de todos los que se implican en que este nexo de unión entre compostelanos funcione a tope.

¿Y qué hace un ferrolano como Germán en un sitio como este? Digamos que «lo liaron», pero le cogió cariño al lío y ahí sigue, va para tres lustros. La directiva que preside tomó el relevo de la que encabezaban Salvador Figueiras, empresario del ramo metalúrgico, y Trini Vieiro, dos personas con las que el presidente de Monte do Gozo no escatima en elogios.

La asociación, fundada en 1978, es una de las más antiguas de Santiago, junto con A Xuntanza y O Castiñeiriño. «Cuando me vine de Porto do Son para quedarme en Santiago, en el año 97 -narra-, le dije a Salvador Figueiras que si les hacía falta alguien que echara una mano, que me llamaran. En la siguiente asamblea que celebraron, Trini y él, que son los que realmente han luchado por esta asociación y tienen muchísimo mérito, me fueron a buscar a casa y me dijeron: Ya que te has ofrecido, preséntate». La junta directiva salió elegida y lo nombraron presidente. «Yo le insistí a Salvador que no tenía ni idea», señala. Pero aprendió rápido, a juzgar por los catorce años que lleva al frente del colectivo vecinal. «¡Y camino de ser vitalicio -bromea- porque estas cosas no las quiere nadie!». Germán añade que, por salud democrática, cambiar de vez en cuando es conveniente.

Hermida recuerda el marcado carácter rural que tenía la mayor parte de la parroquia cuando él llegó a Santiago: «Tú entrabas por A Muíña y lo hacías por una pista de concentración parcelaria, no te digo más. Y donde hoy se levanta el local era una masa común de la parcelaria, ni había aceras ni había nada, unos postes de hormigón con un farolillo arriba para alumbrar y nada más».

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de Santiago

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos

«Llevo 14 años en el cargo y voy camino de ser vitalicio»