Mano dura del Concello contra los vertidos en Aríns

Juan de la Fuente anuncia que se reforzará la vigilancia y que el primer infractor detectado «servirá de escarmento»


santiago / la voz

La corporación municipal aprobará esta tarde la renuncia del alcalde y los ediles con dedicación exclusiva a cobrar la extra de Navidad, un ingreso que tampoco tendrán los trabajadores públicos. La medida que hoy respaldará el pleno alcanzará también a los directores de área no afectados directamente por el decreto del Gobierno central en ese sentido. La extra de los cargos públicos y directores de área de Raxoi suma 41.000 euros y la de los funcionarios más de un millón.

El Concello de Santiago está dispuesto a cortar de raíz el problema que se genera en el entorno del antiguo vertedero de Aríns, donde en los últimos días han vuelto a aparecer escombros y todo tipo de restos que generan un problema de salubridad en el entorno del río Santa Lucía.

El concejal responsable de limpieza, Juan de la Fuente, aseguró ayer que el alcalde compostelano, Ángel Currás, dio ayer la orden de retirar la basura que, según creen los responsables locales, podría haberse depositado el pasado fin de semana, incluso el lunes de madrugada. Operarios de Urbaser completaron ayer por la tarde la tarea encomendada, pero el consistorio no está dispuesto ni a consentir nuevos vertidos ni a tener que destinar recursos materiales y humanos a este cometido. «Poremos un coche vixiando a diario -señaló De la Fuente-, reforzarase a vixiancia porque este tipo de actos incívicos hai que descubrilos e perseguilos».

El edil ya anunció en mayo que al infractor que se pille con las manos en la masa se le aplicará la sanción máxima (3.000 euros). Ayer decía, además, que ahora el objetivo es «coller a un, para que sirva de escarmento; non pode ser que poñamos todo da nosa parte para correxir esta situación e que estes desalmados sigan a facer este tipo de manobras».

También señaló Juan de la Fuente que se está estudiando la posibilidad de colocar algún cartel más que advierta de la gravedad de verter escombros, tanto el antiguo basurero, ya fuera de servicio, como en en el exterior del recinto.

El concejal anunció que el gerente de Urbaser ya ha dado orden de que, con cargo a la empresa concesionaria, se cierre definitivamente el área de la antigua cantera. La entrada con vehículos ya no es posible porque dos grandes rocas lo impiden, pero hay personas que siguen colándose en busca de cualquier objeto de valor, por poco que sea.

Lo que ha quedado sin resolver es el robo de la maquinaria de la antigua depuradora, que se echó en falta el pasado mes de mayo. Todo hace suponer que el aparataje, el cableado y los depósitos de combustible acabaron convertidos en chatarra y fueron vendidos.

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de Santiago

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos

Mano dura del Concello contra los vertidos en Aríns