Diez millones de espectadores avalan el montaje «Alegría»

El Circo del Sol lleva un estado de ánimo especial al Multiusos de Sar


santiago / la voz

El objetivo es trasladar al espectador a un estado mental y de ánimo especial. No en vano el espectáculo con el que el Circo del Sol llega hoy a Santiago se llama Alegría. Y serán, arriba o abajo, unas 45.000 las personas que salgan del Multiusos Fontes do Sar con una cara bien distinta de la que tenían al entrar.

Alegría, un espectáculo que ya han visto en todo el mundo unos diez millones de personas, es «un estado de ánimo», según lo definen sus creadores. El montaje se inspira en fuentes de lo más variado: «El poder y su transmisión a lo largo del tiempo, la evolución de las antiguas monarquías o las modernas democracias, la vejez, la juventud... Este es el telón de fondo en el que los caracteres de Alegría desarrollan sus vidas». Recoge también la sinopsis que se trata de un universo habitado por el rey de los bobos, juglares, mendigos, viejos aristócratas, niños y payasos, los únicos personajes capaces de resistir los cambios de época y las transformaciones sociales correspondientes.

Diez funciones

La puesta en escena de semejante apuesta no es ligera. El lunes empezaban a llegar los veintidós tráileres que llevan en sus barrigas metálicas el material que se utilizará, desde hoy hasta el domingo, en las diez funciones programadas en la capital de Galicia. Nada menos que 60.000 kilos de estructura metálica, una docena de sets de altavoces, iluminación, cuatrocientos atuendos con trescientos pares de zapatos hechos a mano, cien pelucas, veintidós máscaras creadas sobre los rostros de los artistas, dos centenares de trajes de época... Eso, por lo que tiene que ver con los medios materiales. Los humanos se concretan en unas 120 personas, incluido un equipo propio de producción.

Ha sido necesario acondicionar incluso en el Multiusos de Sar una sala de costura y planchado. La función dura dos horas y media, durante las cuales se podrán disfrutar números de base aérea elevada, contorsionismo, danza de cuchillos con fuego, equilibrio, manipulación, barras rusas o trapecio sincronizado.

Franco Dragone es el director de este espectáculo que pondrá en escena el plantel de artistas del Circo del Sol, creado en 1984 por el acordeonista, zancudo y tragafuegos canadiense Guy Laliberté. Gilles Sainte-Croix es el director artístico, mientras que los diseños de vestuario son responsabilidad de Dominique Lemieux. René Dupéré se encarga de la música y los arreglos, Michel Crête de la escenografía y Luc Lafortune de la iluminación. Las coreografías son de Debra Brown, mientras que Guy Desrochers está detrás del sonido. A principios de semana todavía quedaban entradas a la venta en alguno de los cuatro portales oficiales.

El montaje requiere la presencia de 120 personas y 22 camiones

22

Camiones

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de Santiago

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
9 votos

Diez millones de espectadores avalan el montaje «Alegría»