Todos a cubierto y con paraguas


El parque de Bonaval es un espacio idóneo para actividades muy variadas en contacto con la naturaleza. Lo malo es que las programadas aprovechando que es verano se están frustrando o pierden brío con la inestabilidad que nos ha regalado julio y que se presume que seguirá en agosto. Aun así, o quizá por eso, la gente se anima a propuestas como la que llevan a cabo de manera conjunta esta semana el CGAC y el Museo do Pobo Galego. Se trata de que jóvenes y adultos, en realidad de 13 años en adelante, elaboren un cuaderno personal sobre su experiencia en el parque que rodea ambos centros museísticos, lo que denominan Bitácora Bonaval. Claro que no se trata de contarlo o dibujarlo sin más. Los participantes cuentan con dos guías. Por un lado, con la artista María Meijide , que entre otras obras es autora de numerosos libros de artista; y de otro con Xaquín Penas Patiño , profesor de ciencias que desvela a los aplicados alumnos algunos de los secretos del entorno natural que no se perciben sin una orientación adecuada. Empezaron el martes con una sesión teórica en el CGAC y ayer volvieron a reunirse antes de salir al parque, algo que quizá hoy no puedan hacer.

Las mujeres mayores de Dodro volvieron a la escuela de su infancia con la visita que realizaron hace unos días al Museo Pedagóxico de Galicia, el Mupega. De todo lo que hay expuesto en las salas de este centro, la recreación que ofrece de un aula de las habituales en los años cuarenta y cincuenta del pasado siglo les encantó, aunque es un escenario de lujo al lado de lo que tuvieron ellas. Algunas integrantes del grupo recordaron que todas habían jugado de niñas, «pero non todas tivemos ocasión de asistir á escola todos os días nos duros tempos da posguerra no que nos criamos na aldea». La actividad forma parte del taller de recuperación de juegos tradicionales que se celebra en las parroquias de Bexo, Imo, Tallós y Lestrove hasta el mes de septiembre, promovida por la concejalía de Igualdade e Benestar de Dodro, a cuyo frente está la edila Victoria Rei . La disposición de estas mujeres para aprender cosas nuevas hizo que disfrutaran con el recorrido, reconociendo elementos con los que aprendieron, como mapas, encerados, bastidores de bordar y hasta una máquina de coser. Visita al zoo. Aunque es pequeño, el zoo de A Madroa, en Vigo, tiene alicientes increíbles para los más pequeños, como los de 5 a 12 años del Concello de Frades que fueron de excursión en una de las salidas organizadas por el Ayuntamiento para diferentes grupos de edad. Los monitores que los acompañaron les explicaron características de los animales, resolvieron sus dudas y los guiaron en juegos y talleres como el dedicado a hacer moldes de escayola a partir de huellas de los animales.

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de Santiago

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos

Todos a cubierto y con paraguas