Del neandertal al «Homo sapiens»

La datación del yacimiento cromañón de Triacastela abre nuevas perspectivas para investigar una etapa del Paleolítico hasta ahora casi desconocida en Galicia


La recién efectuada datación del yacimiento del hombre de Cromañón descubierto el año pasado en Cova Eirós, en el municipio de Triacastela, abre una parcela hasta ahora inédita en Galicia en la investigación de la prehistoria. La conocida técnica del carbono 14 asignó a este asentamiento una edad de más de 30.000 años, situándolo en los inicios del Paleolítico Superior, una etapa de la que apenas se conocían rastros en el noroeste y que ofrece un gran interés científico por ser el período en el que el Homo sapiens moderno se asentó en la Península mientras el extinguido hombre de Neandertal vivía sus últimos tiempos.

El Paleolítico Superior se extiende aproximadamente desde 33.000 hasta 10.000 años antes de nuestra era. A lo largo de este período se registraron enormes cambios, tanto en las condiciones ambientales como en la tecnología y estilo de vida de las poblaciones primitivas. El estudio de esta etapa de la evolución humana presenta todavía grandes lagunas en lo que respecta al territorio gallego. «Hasta ahora, la mayoría de los yacimientos del Paleolítico Superior que se conocían en Galicia eran de finales de este período», señala Arturo de Lombera, uno de los responsables de los trabajos de campo que se realizan en el sur lucense dentro del proyecto de investigación de los poblamientos del Pleistoceno que coordina la Universidade de Santiago. Es el caso, entre otros, de los yacimientos que fueron estudiados desde los años 70 en diferentes puntos de la sierra de O Xistral o de los que se han localizado recientemente en la parroquia monfortina de Valverde. «El hecho de haber podido datar en Cova Eirós un yacimiento de una etapa tan poco conocida como el Paleolítico Superior inicial es un importante paso para cubrir los huecos cronológicos que falta por estudiar en este territorio», añade De Lombera.

El yacimiento de Cova Eirós es por otro lado el primer yacimiento gallego de la cultura auriñaciense y también el primer rastro comprobado de la presencia del hombre de Cromañón en Galicia, lo que ayuda a enfocar de otra manera los orígenes del poblamiento del noroeste por el Homo sapiens . Hasta tiempos recientes se creía que el yacimiento cromañón más antiguo de Galicia era el de Cova da Valiña (Castroverde), datado mediante el carbono 14 en unos 34.000 años. Los artefactos hallados en esta gruta fueron clasificados inicialmente en la industria chatelperroniense -una cultura que precedió a la auriñaciense en los inicios del Paleolítico Superior- y atribuidos al Homo sapiens . No obstante, esta atribución ha sido muy discutida y hoy se considera que estos vestigios pertenecen probablemente al Paleolítico Medio y no al Superior, por lo que podrían ser obra de los neandertales y no de nuestra especie. La cueva de Triacastela ha pasado ahora a representar el cambio de era que supuso la llegada del Homo sapiens moderno.

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de Santiago

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos

Del neandertal al «Homo sapiens»