Las cuotas lastran el despegue de la asociación de concellos del Camino

Santa Comba rechaza pagar lo mismo que los demás con solo 1,5 kilómetros de ruta


cee / la voz

Dos meses después de que los alcaldes se reuniesen en O Conco (Dumbría) para poner en marcha la Asociación de Concello do Camiño a Fisterra e Muxía han empezado a surgir los primeros escollos que ralentizan su puesta en funcionamiento. Unas disensiones basadas en la cuota que tiene que pagar cada municipio, con Santa Comba como protagonista en este caso, pero que no ponen en cuestión que el proyecto vaya a salir adelante aunque le queden, seguramente, aún algunos meses para que esté plenamente en funcionamiento.

El pleno xalleiro, presidido por el socialista José Antonio Ucha, ante la baja por enfermedad del alcalde y único concejal de Compromiso por Santa Comba, David Barbeira, retiró el asunto del orden del día de la última sesión.

«Non é xusto que nós paguemos igual que outros concellos que se van a ver máis beneficiados desta situación. Por tanto, haberá que razonar as cotas de adhesión, eu creo que iso é o razoable», defendió Ucha, tras asegurar que a ellos el Camino solo les toca de manera tangencial, ya que apenas tiene 1,5 kilómetros del trazado en su territorio, mientras a otros los cruza por completo.

Además, la portavoz del PP señaló que el asunto ni siquiera había pasado por comisión, con lo que quedaron en que se cumpla ese trámite, realizar una propuesta propia para los estatutos desde Santa Comba y, a partir de ahí, mirar si entran o no.

El primero en plantear el asunto de las cuotas fue el regidor corcubionés, Manuel Insua, que también pedía otra fórmula, basada en la población, en los kilómetros de ruta o en otros criterios. Sin embargo, y aunque por dimensiones los 2.000 euros que hay que aportar al año les supongan un esfuerzo económico más grande que a otros, los corcubioneses aprobaron la adhesión en el último pleno. «A ver de onde os sacamos, pero nós imos estar», aseguraba ayer Insua.

La decisión de fijar los 2.000 euros vino motivada, en parte, porque una cuota por población habría penalizado sobre todo a Santiago -también a Ames- que ya forma parte de otros colectivos de este tipo por ser punto de referencia para todos los caminos.

En cualquier caso, la capital gallega ya ha formalizado su adhesión, como lo hicieron también entre los más madrugadores Dumbría, Negreira o Cee y en este último pleno Fisterra.

Incluso entre los que lo tienen pendiente, como Muxía y Mazaricos, hay intención de participar. El alcalde mazaricano, Juan Blanco, señaló que llevarán el asunto a una próxima sesión plenaria y el muxián, Iago Toba, dice que está esperando para abordarlo junto con los presupuestos, seguramente en un pleno extraordinario el próximo mes de marzo, para evitar dos convocatorias, aunque, en caso de que hubiese urgencia, también está dispuesto a hacerlo antes. «Intervención presenta algunhas pegas, pero creo que son máis os pros que as contras», afirma.

Por su parte, el alcalde de Dumbría, José Manuel Pequeño, al frente de la iniciativa, señala que lo ideal es que estén todos, pero señala que porque falte algún concello pueden funcionar igual. Ve multitud de campos en los que trabajar, desde la promoción y la protección hasta «recuperación de patrimonio, ordenación, actuacións ornamentais, simposios, cursos para profesionais... Conxuntamente póndese facer cousas moi importantes», sentencia.

Fisterra sigue los pasos de la Deputación da Coruña y también abandona Neria

El Concello de Fisterra, uno de los últimos socios institucionales que le quedaba a la asociación Neria, formalizó también su salida en el último pleno. El alcalde, José Marcote, argumentó que, dada la situación de la entidad y que incluso la Deputación ha salido de ella, no tiene sentido continuar como miembro, ya que lo único que queda esperar es si de un futuro concurso de acreedores se puede derivar alguna responsabilidad patrimonial.

El resto de grupos también aprobaron la iniciativa, aunque con cierta retranca por parte del teniente de alcalde y portavoz nacionalista, Xan Carlos Sar. «En vez de BNG ímoslle cambiar o nome ao grupo e chamarnos Lavadoras Zanussi, porque ‘solo el tiempo nos da la razon’», dijo Sar, citando el eslogan publicitario de la marca de electrodomésticos y después de leer un fragmento de la moción que presentaron en agosto del año 2016, después del cierre del faro y el Museo da Pesca, en la que se pedía lo que ahora acordaron.

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de Santiago

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Las cuotas lastran el despegue de la asociación de concellos del Camino