El desánimo de los ganaderos se dejó sentir en la subasta de novillas de Santa Comba

la voz

El desánimo que reina entre los ganaderos por los bajos precios de la leche en origen, así como el temor a las multas por la supertasa con el inminente final de las cuotas lácteas, se plasmó ayer en la décimo séptima subasta de novillas de Santa Comba, ya que se saldó con el importe de ventas más bajo que se recuerda, que fue de 29.400 euros y, una media de 2.260 euros entre las trece novillas vendidas. Quince animales se quedaron sin comprador.

La xovenca mejor pagada procedía de la granja Trisco, del municipio de Dumbría, por la que un ganadero de Trazo abonó 2.600 euros. Además, tres de los animales fueron adquiridos por explotaciones de Santa Comba.

Juan Carlos Landeira, concejal de Medio Rural, afirmó que entre «o medo ás multas, e os baixos prezos do leite, moitos gandeiros non quixeron puxar polas xovencas». El director técnico de Africor Coruña, José Moreira, se expresó en el mismo sentido en cuanto a un sector «deprimido» e «indeciso», con menos potenciales compradores que en otras ediciones, aunque subrayó que las mejores novillas «vendéronse», y que su objetivo eran venderlas todas «pero tamén mostrar o gran traballo de xenética e cría de xovencas que realizan as explotacións», manifestó Moreira.

Por la mañana, la conselleira de Medio Rural, Rosa Quintana, afirmó en Santa Comba, ante más de un centenar de ganaderos, que las multas por la supertasa son un problema grave al que deberán hacer frente sin ayudas.

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de Santiago

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos

El desánimo de los ganaderos se dejó sentir en la subasta de novillas de Santa Comba