Los pescadores del Xallas critican la «burocracia» para cortar árboles en las riberas

la voz

Los pescadores de la sociedad Xallas de Santa Comba acaban de completar las décimo primeras jornadas de limpieza en aguas del coto del Xallas, un río revitalizado por las últimas lluvias. Medio centenar de socios y media docena más de voluntarios, distribuidos en grupos de trabajo, realizaron tareas de desbroce de sendas y retirada de árboles muertos del cauce en más de seis kilómetros, aunque queda por hacer.

Dicen los pescadores xalleiros que el abandono general de las riberas «acelérase con cada ano que pasa». Por eso, no extraña que se multipliquen los árboles secos, especialmente alisos, que acaban cayéndose al cauce y arrastrando consigo una parte del terreno. La burocracia «impuesta», tampoco ayuda a que los dueños de las fincas de ribera colaboren en el mantenimiento y limpieza de las orillas de los cauces. «A maioría teñen medo ata de tocalos, e os longos prazos na concesión de permisos de curta acábanos desanimando». En vez de aprovechar una madera de escaso valor, acaba dándose la paradoja de que de tanta «suposta» protección, los lugareños se desmoronan y abandonan los márgenes de los cauces, y sin embargo, cada vez se ven más plantaciones de eucaliptos que llegan hasta la mismísima orilla.

Gran aceptación

Los directivos de la sociedad de pescadores de Santa Comba aluden a la alta participación y aceptación que tienen entre sus asociados estos trabajos, en los que intervinieron personas de todas las edades. Con todo, destacan la importante labor realizada por Miro en el entorno de la presa do Outeiro. A punto de cumplir sus ochenta años, labró una senda de entre carballos, alisos y sauces que jalonan ese hermoso tramo del río Xallas, respetando el medio natural habilitando un verdadero paseo fluvial, sin hormigón y barandillas. Una labor encomiable la de los pescadores de Santa Comba que esperan seguir repitiendo con los medios a su alcance en sucesivas ocasiones.

Votación
5 votos

Los pescadores del Xallas critican la «burocracia» para cortar árboles en las riberas