Santiago recupera la calma tras el paso de Ana

La Voz SANTIAGO / LA VOZ

ROIS

Las fuertes lluvias provocaron desbordamientos en los ríos Tambre, Barcala y Furelos

12 dic 2017 . Actualizado a las 05:00 h.

Santiago recuperó ayer la normalidad tras el paso de la borrasca Ana, que dejó lluvias de más de 82 litros por metro y cuadrado y ráfagas de viento que alcanzaron los 83 kilómetros. Los servicios de emergencia tuvieron que emplearse a fondo durante la madrugada del domingo al lunes para atender numerosos avisos por caídas de árboles en calles como Modesto Brocos o Vieiro, en la zona de A Cruxeira, o en Torrente y la carretera de Andrade (Aríns) hacia Angrois. El incidente más destacado durante la mañana de ayer fue el desprendimiento de la bandera de España del pazo de Fonseca, sede del rectorado de la USC. Los Bomberos tuvieron que retirar el mástil ante el peligro de que cayese a la vía pública.

Las lluvias se mantuvieron durante la mañana de ayer, aunque ya con mucha menor fuerza, aunque sí la suficiente como para que aparecieran bolsas de agua en el Campus Vida, en las inmediaciones de la calle Feáns y del observatorio Ramón Aller.

El incidente más grave producido por la borrasca Ana en Santiago ha sido la rotura del globo de la cubierta de la piscina municipal de Sar. El alcalde, Martiño Noriega (Compostela Aberta), explicó que la instalación es una competencia del Consorcio y que será esa institución la que tenga que determinar el modo de actuar. El Concello, eso sí, recalcó que, por encima de todo, exigirá que se actúe garantizando la seguridad. El BNG, a través de su portavoz, Rubén Cela, insta al regidor a que se repare de inmediato la cubierta actual y que, tras la temporada de verano -cuando la piscina es abierta- se proceda a cumplir el compromiso que se adoptó durante la negociación de los presupuestos de este año y se emprenda la construcción de una nueva cubierta.