Valga tiene una granja única en la comarca de cebo de bueyes y vacas

Cuenta con casi 40 cabezas, que pastan en extensivo en más de 15 hectáreas


valga / lA voz

Dos vecinos de Valga, Manuel Gándara, de 61 años, y David Lamas, de 32 y natural de Padrón, se asociaron para poner en marcha en este municipio una explotación de cebo de bueyes y vacas, única en las comarcas del Sar y Baixo Ulla, y situada en terrenos cedidos que, en muchos casos, estaban abandonados. En total, tienen 38 animales (de los que 25 son bueyes) de raza rubia gallega -al amparo de la Indicación Geográfica Protegida Ternera Gallega- y cruzados, que disponen de más de 17 hectáreas para pastar en modo extensivo, por lo que su alimentación es, además, «totalmente natural», según explica Manuel Gándara quien durante 40 años trabajó como herrero.

Cuenta que la idea de la granja de cebo surgió «como de cachondeo». Manuel vendió una yegua y, con el dinero obtenido, compró una vaca. A la mujer una vaca sola le parecía poco y adquirieron otra. Esa fue la manera de concebir la explotación, a la que David Lamas se sumó en el 2015. «Sempre me gustaron as vacas, é un mundo que me tira moito e xa ía as feiras cando aínda non tiña ningún animal. Ía mirar pero un día propúxenme empezar e ata agora», dice. Los animales están repartidos en varias fincas cedidas por titulares, todas muy próximas unas de otras, y que en su día estaban abandonadas. «Ao campo doulle a vida que haxa estes animais», asegura Manuel Gándara, que cuenta que, antes, los terrenos estaban «feitos un desastre, cheos de silvas e codesos, pese a ser terras boas».

En su lugar, ahora crece la hierba de pasto, que se suma a la seca y al silo de maíz que comen los animales. «É como se estivesen en ecolóxico», cuenta David Lamas, que es fontanero de profesión, pero asegura que «se todo vai ben teño pensado ampliar o número de animais e tratar de vivir so da explotación».

Adquieren los becerros con un mes o dos de vida, como mucho, y los tienen hasta que cumplen, al menos, siete u ocho años, que es la edad ideal para venderlos con el peso y la calidad necesarios. «Para ser considerado boi non pode ter menos de catro anos e, para vender, canto máis tempo teña mellor, sempre que alimentación sexa boa», cuenta Manuel Gándara.

No obstante, para vender este tipo de carne no corren buenos tiempos, ya que el parón de la pandemia «afectou bastante. Véndese menos e a menor prezo», explica David Lamas, a lo que su socio Manuel añade que «está todo parado». Días antes de comenzar el confinamiento domiciliario, vendieron dos bueyes que, en canal, pesaron una tonelada cada uno. La sociedad ya tiene clientes fijos y busca otros nuevos, sobre todo para abrir el mercado «fóra de Galicia porque aquí pagan moi pouco o boi e a vaca vella boa», afirma David, pese a que, añade, son carnes que se cotizan cada vez más.

Así, les gustaría llegar a clientes de zonas como el País Vasco, en las que se valora más este tipo de carne porque hay más tradición de su consumo, afirman.

Alimentación natural para unos animales con nombres propios, incluso de políticos

Manuel Gándara y David Lamas dan mucha importancia a la alimentación de los animales, totalmente natural, e incluso al modo de cultivar los forrajes que comen de modo que, por ejemplo, no usan un solo fertilizante artificial cuando siembran el maíz.

A los titulares de la granja también les gusta ponerle nombre a todos los ejemplares que ceban. Así, hay uno que se llama David y vendieron otros dos con nombres muy curiosos: Felipe y Podemos, este último en alusión a Pablo Iglesias. «Según de onde veñan lle poñemos o nome e tamén nos gusta chamarlle como algún político», cuentan. También tienen algún ejemplar con unos cuernos que parece «o toro de Osborne», explican.

Manuel tiene un nieto de ocho años, y David, un hijo de cuatro, y cuentan que ya les tira ese mundo, por lo que el relevo podría estar asegurado.

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de Santiago

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

Valga tiene una granja única en la comarca de cebo de bueyes y vacas