La falta de mantenimiento en la AP-9 pone en peligro a personas y animales

Las vallas rotas en la zona de Padrón permiten el paso de la fauna salvaje y perros

.

santiago / la voz

El tramo de la autopista AP-9 que va desde Padrón hasta Ordes, pasando por Santiago, tiene las vallas de seguridad en muy malas condiciones. La falta de mantenimiento hace que el cercado que separa el monte de las vías esté roto en varios puntos, sin malla y sin anclaje en el suelo. Esto permite que los animales pasen de su territorio natural al asfalto, poniendo en riesgo tanto sus vidas como las de los conductores y acompañantes que circulan por la autopista a altas velocidades.

La Sociedad de Caza y Pesca de Padrón tiene su coto de entrenamiento de perros paralelo al vial, cerca del peaje de Padrón. Su presidente, Julio Barcala, explica que su problema es que «a valla da autopista, ao longo de todo o sector de Padrón, está rota en moitos sitios e os cans entran á estrada». Afirma que fallecen una media de veinte perros al año por este motivo. Desde la sociedad llevan años denunciando el problema, y no solo por sus perros, también porque son conscientes del daño que puede causar un animal suelto en la autopista y las consecuencias de que un vehículo impacte contra él.

Eduardo Blanco es vecino de Carcacía y una perra suya murió tras colarse en la AP-9. Espera que su pérdida sirva para que arreglen la valla de una vez por todas. «Que desaparezan animais do monte pode ter unha repercusión moi mala e pode xerar mortes nunha autopista». Él pone un ejemplo muy claro: «Se unha persoa vai conducindo a 120 quilómetros por hora e lle salta un xabaril, o seu autorreflexo é frear e tratar de esquivalo. E como veña un coche adiantando... Isto pode implicar perdas humanas».

Ante esta situación, la Sociedad de Caza lleva varios años denunciando el deficiente mantenimiento de las vallas. Empezaron mandando escritos a la empresa concesionaria de la autopista, solicitando su arreglo. Ahora llaman varias veces al año, para insistir y que solucionen esta situación, pero siguen sin respuesta. El presidente del colectivo explica que «dende que eu estou no cargo, fai tres anos, sempre tivemos este problema». Como por vía escrita o telefónica no son atendidos, «o seguinte paso é poñer denuncias», advierte Julio Barcala.

«Nós vemos que a autopista se encarga de recadar pero despois non se ocupa do mantemento. E ter as vallas ben é unha obrigación deles para que ningún animal poida entrar á AP-9», sentencia Barcala. Y, según la información que maneja, no se trata de un problema excepcional del tramo padronés. Ocurre a lo largo de toda la autopista y «outras sociedades veciñas como a de Pontecesures, Valga ou Caldas tamén están cansas de denunciar esta situación», afirma.

El último perjudicado

Uno de los últimos afectados por el mal mantenimiento de las vallas de la autopista es Eduardo Blanco. «

Eu estaba practicando na zona de adestramento de cans e faltáronme oito deles. Volveron sete, pero unha cadela desapareceu. Estiven buscándoa tres días e fixen máis de 400 quilómetros polo monte sen conseguir localizada. Púxenme en contacto coas cuadrillas de incidencias da autopista e, tras moito insistir, confirmáronme que había unha cadela das características da miña. Fun a Ordes a recoñecer o seu cadáver e alí estaba, nun local onde levan a todos os animais atropelados na autopista

».

Blanco cuenta que allí no solo estaba su perra, también había tres jabalíes, otros cuatro perros y zorros. Él tampoco entiende por qué, teniendo su perra microchip, no lo leyeron y le avisaron de que había aparecido. «Aí aparece o meu teléfono», apunta.

Desde la sociedad de caza explican que el caso de Eduardo es una excepción, ya que normalmente «cando un can morre atropelado, os da autopista desfase del para non ter que pagalo». Los cazadores desconocen el paradero de sus animales porque, «a pesar de que todos os cans están ben identificados co seu microchip, nunca lle comunican ao propietario que o animal apareceu».

Ahora el vecino de Carcacía está luchando para que desde la gestora de la autopista le faciliten la documentación del suceso: «Pedín un informe por correo electrónico a Audasa reclamando unha copia do parte de incidencias para poder cobrar a morte da cadela na miña compañía de seguros. Non contestan e non me queren dar o parte».

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
3 votos
Comentarios

La falta de mantenimiento en la AP-9 pone en peligro a personas y animales