La sequía comienza a causar serios problemas en el área de Compostela

Algunas poblaciones de Padrón, Brión, Teo, Toques, Arzúa y Santa Comba se abastecen con camiones cisterna

.

padrón / la voz

Una de aldea de Padrón, la de Cruxeiras de Abaixo, en la parroquia de Carcacía, se suma a los núcleos de Galicia afectados gravemente por la sequía. Hace dos meses los vecinos se quedaron sin agua procedente de sus traídas particulares y desde entonces los abastece el Concello.

Los trasvases se realizan unas dos veces por semana. El Grupo de Emergencias Supramunicipal (GES) con sede en Padrón les llena las arquetas que dan servicio a siete casas, además de otro depósito individual. La última vez fue el lunes por la tarde y, seguramente, el fin de semana tendrán que volver. «Levo 54 anos en Cruxeiras e non acordo a quedar nunca sen auga», explicó ayer un vecino del lugar. Otro corroboró que es la primera vez que ve secar los manantiales. Tampoco recuerda «un mes de novembro con este tempo». Aunque la anunciada llegada de la lluvia aliviará la situación de esta aldea, los vecinos aseguran que tendrá que «chover moita cantidade e mesmo vir as tormentas para que as fontes volvan a botar».

Los depósitos de las siete casas afectadas tienen una capacidad de unos 1.200 litros cada uno, y el que es independiente, de 4.000. Cada camión cisterna del GES carga 2.400 litros, por lo que tiene que hacer varios viajes desde la carretera principal de Carcacía, donde la toma de la red municipal. Cuando comienzan a vaciarse los depósitos, una vecina llama al edil de Servicios de Padrón, José Ramón Pardo, que, a su vez, avisa al GES para que les lleve agua.

Sin red municipal

Una de las vecinas de la aldea lamentaba ayer que Cruxeiras de Abaixo no tenga red de suministro de agua potable del Concello, que sí tienen otros núcleos de Carcacía, una zona en la que se sitúa la estación de abastecimiento del río Ulla para Padrón y otros municipios. Estos vecinos explican que el Ayuntamiento alega que dotar del servicio a la aldea «costaría moitos cartos», al tener que recurrir a un sistema de bombeo. Frente a esas reticencias, replican que «hoxe todo se fai, se se quere». «A outras aldeas, como a de Morono, si lle levaron a auga e tampouco estaba fácil», aseguró una residente. Otro lamenta que «sempre somos os últimos en todo, pese a que pagamos impostos». Por no tener, no tienen ni alcantarillado.

Los problemas de abastecimiento llegan también al municipio de Rois. El GES ya surtió agua a una vecina del lugar de Contimunde y a las aldeas de Cornes y Faro.

«Levo 54 anos en Cruxeiras e non acordo quedar sen auga», asegura

un vecino

Más información en las páginas 2 y 3 de la sección A Fondo.

Conversaciones con Viaqua y Augas de Galicia en Santiago para nuevas medidas

El Concello de Santiago ha puesto en marcha una serie de medidas para paliar los efectos de la sequía que se traducen fundamentalmente en restricciones en el riego de los parques y jardines y la limpieza de la vía pública. Se ha suprimido un camión cisterna de baldeo casi diario, se ha implantado un riego mínimo en los parques y se ha eliminado en las praderías más naturalizadas. Las acciones también se acometerán en la mejora de la potabilización del agua del Tambre y en el incremento de las posibilidades de captación de la estación de tratamiento.

Raxoi anuncia que hay reuniones en marcha con Viaqua para definir las medidas a adoptar, que implican a Augas de Galicia, por lo que se abordarán conversaciones en ese sentido.

La zona alta de Brión y tres casas de Teo tienen suministro especial

 

E. A. R.

Los problemas en el servicio de agua en la comarca de Santiago afectan especialmente a la zona alta del municipio de Brión, ya que Luaña, Cornanda, Ons y Viceso no están conectadas a la red general. La solución adoptada para estos lugares es trasladar el agua en cisternas hasta el depósito que las abastece e irlo rellenando cuando es necesario.

Para evitar que este problema se repita, el Ayuntamiento prevé conectar ambas zonas con una canalización financiada con fondos propios si como hasta ahora, resaltan en Brión, no reciben fondos de Augas de Galicia.

También en el municipio de Teo hay problemas de suministro en tres viviendas, repartidas por las parroquias de Rarís, Vilariño y Reis, aunque en otros casos fue necesario abastecer agua en lugares cercanos a puntos de la red municipal. A partir de esta semana, Protección Civil les dará suministro con la motobomba.

Mientras tanto, en Ames no hay problemas de desabastecimiento de agua, aunque en la zona amiense de Firmistáns ya se amplió la red para dar servicio a viviendas que se quedaron sin agua de sus pozos particulares. La sequía tampoco se percibe en Oroso, si bien este Concello, aplicando una racionalización del gasto de agua que se ha generalizado en todos, ha dejado de utilizar hidrolimpiadoras.

El problema se agrava en Santa Comba con 117 viviendas abastecidas en solo dos meses

 

E. forján

El Concello de Santa Comba atendió en los últimos dos meses a 117 viviendas que precisaron trasvases de agua. En su mayoría, son casas que se abastecían de captaciones vecinales que se secaron, aunque también viviendas que recogen el suministro de sus propios pozos de barrena. El transporte del agua se realiza en el camión motobomba municipal, con un operario trabajando en exclusiva, mientras el suministro a la capital se mantiene con recorte en el riego de jardines.

Según constata Benigno Bouzada, jefe de Protección Civil de Santa Comba, «os abastecementos realízanse de forma habitual na maioría dos casos, e de forma puntual noutros mentres non realizan traballos de profundización dos seus pozos». El núcleo de Guldrís, en la parroquia de Santa Sabiña, es de largo el más afectado: «En total abasteceuse a corenta e unha casas que teñen un depósito en común». Le sigue Truebe, en la parroquia de San Cristóbal, con 17 viviendas con depósito común y seis casas unitarias. El propio núcleo de San Cristóbal, con once domicilios abastecidos, está a la cabeza. En Cícere, con ocho casas con problemas en Espasandín, o Grixoa, con seis, se unen a las anteriores, si bien los problemas se extienden a todo el municipio: Fontecada, A Pereira, Arantón, Vilamaior, Castriz o Montouto también sufren en menor medida la escasez de agua. La motobomba de Santa Comba prestó igualmente servicio al vecino municipio de A Baña, llevándole agua a tres viviendas del lugar de A Tarroeira, así como a una en Faxín.

En Negreira, las aldeas de Vilar de Xallas y Rons son las últimas en sumarse a los trasvases del Concello. Manuel Ángel Leis, edil de Obras, señala que los vecinos están recuperando manantiales que no usaban, profundizando en otros «ou recurrindo a pozos de barrena porque as traídas fóronlle secando». El problema es mayor en las explotaciones.

En Toques y Arzúa se abastecen con camiones

 

N. R. N.

La sequía también afecta al rural de Arzúa. En las parroquias de San Martiño y Viladavil el Concello ha tenido que recurrir al uso de cisternas para asegurar el abastecimiento a los lugareños; mientras que en otras, como Branzá, está aumentando la construcción de pozos de barrena por parte de los vecinos.

Y en Toques, son tres las parroquias más afectadas: Vilamor, San Martiño y Brañas. El Concello también subsana el problema contratando camiones de agua para llenarles los depósitos.

Votación
4 votos
Comentarios

La sequía comienza a causar serios problemas en el área de Compostela