La terrible resaca de un incendio que continúa activo tras más de 54 horas

El desastre de la parroquia de Fecha se cierra con más de 800 hectáreas quemadas y muchas preguntas en el aire


Santiago / La Voz

Cuando ya han pasado más de 54 horas desde que comenzó a arder el monte de San Xoán de Fecha, todavía quedan restos del incendio sin apagar. La imagen de la zona dista mucho de la que había hace apenas tres días. Los vecinos todavía se sobreponen del susto y comienzan a asimilar las pérdidas, aunque ninguna casa resultó devorada por las llamas. Sin embargo, sus aldeas ahora mismo se encuentran desabrigadas por los cuatro costados. Son muchas las preguntas y pocas las respuestas por el momento, aunque ya se puede hacer un primer balance de lo sucedido en la parroquia santiaguesa.

Superficie

Más de 800 hectáreas. El área que abarca el incendio originado en Fecha es de más de 800 hectáreas, equivalente a ocho kilómetros cuadrados. El fuego santiagués es el tercero más grande de la veintena que se produjeron en los últimos días en Galicia, tras el de Arbo (1.583 hectáreas) y Porto do Son (1.000), según los últimos datos facilitados por la Consellería do Medio Rural. Por otro lado, el incendio que tuvo lugar en la parroquia de Augasantas (Rois) calcinó un total de 58 hectáreas el pasado miércoles, siendo extinguido esa misma noche. El martes también hubo otro fuego en O Areal (Padrón) que no llegó a las 20 hectáreas.

Cronología

Más de 54 horas. Nadie podía imaginar el miércoles al mediodía que las llamas que se originaron en San Xoán de Fecha continuasen activas dos días después. Desde la Xunta se declaraba la alerta de nivel dos esa misma tarde, cuando el fuego se aproximaba a la aldea de Vilar do Rei. Hasta tres poblaciones tuvieron que ser desalojadas, viviéndose máxima tensión entre las autoridades y los vecinos, con un alto nivel de nerviosismo ante la posibilidad de perder sus casas. Aunque la situación quedó estabilizada el jueves a las 22.00 horas, todavía quedaban pequeños focos y fuego subterráneo, vigilado ante la posibilidad de que se avivara de nuevo en la superficie.

Medios

Gran operativo de emergencias. El despliegue de medios en la parroquia de Santiago fue creciendo al mismo ritmo que las llamas. Trabajaron en la zona 2 técnicos, 12 agentes, 34 brigadas, 19 motobombas, 3 palas, 7 helicópteros y 4 hidroaviones. También estuvieron presentes efectivos de la Unidad Militar de Emergencias (UME), además de Policía Local, Guardia Civil o Protección Civil, que se ocuparon del trato con los vecinos afectados. En la parte del incendio que rebasó la frontera entre Santiago y Ames también colaboraron miembros de la brigada forestal del municipio vecino. Por otro lado, en Augasantas se necesitaron 3 agentes, 14 brigadas, 5 motobombas, una pala y seis helicópteros para extinguir la totalidad de las llamas. También estuvieron presentes las fuerzas del orden, grupos de emergencia y de Protección Civil.

Ubicación

Santa Cristina y San Xoán, las parroquias más afectadas. Aunque en un principio el fuego se originó en la parroquia de San Xoán de Fecha, en Santiago, las llamas se extendieron hasta Santa Cristina y atravesaron la frontera con el ayuntamiento de Ames hasta acercarse a Tapia. Concretamente, el incendio afectó a O Bachao, O Roxido, Fecha de Abaixo, Lamascal, Vilar do Rei, Ameixenda, Piñeiro y Tapia. De estas aldeas fue necesario evacuar Fecha de Abaixo, Vilar do Rei y O Roxido, afectando a más de treinta vecinos.

Posibles causas

Zona descuidada y fuerte viento. Uno de los habitantes de la aldea de O Roxido alertaba estos días sobre la falta de limpieza de las pistas forestales, motivo por el cual el fuego se podría haber expandido. También indicaban otros vecinos de la zona que, desde el incendio que tuvo lugar en el 2006, el monte estaba controlado con regularidad por las autoridades competentes, pero desde hace un par de años se han descuidando las medidas de prevención ante posibles fuegos. Incluso, en Vilar do Rei hay un pozo que lleva tiempo agrietado, inutilizando un valioso recurso para combatir las llamas. Pese a que ya se especula con la posibilidad de que las llamas pudiesen ser intencionadas, esta posibilidad no se puede confirmar todavía. Lo que sí está claro es que el fuerte viento que soplaba el miércoles fue el causante de que tanto en Fecha como en Augasantas se demorasen las tareas extinción. De hecho, las condiciones meteorológicas propiciaron una fuerte humareda en ambos fuegos, que se pudieron ver en varios concellos de los alrededores.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
2 votos
Comentarios

La terrible resaca de un incendio que continúa activo tras más de 54 horas