El detenido por el incendio de su piso en Sigüeiro sigue grave y todavía no puede declarar

Emma Araújo / Xurxo Melchor SANTIAGO / LA VOZ

OROSO

Xoán A. Soler

Sobre el inmueble pesaba una orden de desahucio y se sospecha que el hombre provocó el fuego en el que falleció su madre

07 jun 2021 . Actualizado a las 01:24 h.

El hombre de 39 años de edad trasladado el viernes al Hospital Clínico de Santiago tras el incendio del piso en el que vivía en Sigüeiro (Oroso) en el que falleció su madre sigue en estado grave y bajo custodia de la Guardia Civil a la espera de que su salud mejore y pueda declarar ante el juez.

La investigación que ha puesto en marcha la Policía Judicial del instituto armado apunta a que Javier G. S. plantó fuego a la vivienda, en la que vivía con su madre, y se da la circunstancia de que ese mismo día iban a ser desahuciados. Fue la Policía Local la que, cuando acudió para supervisar su salida del piso y no les abrieron, se percató de que salía humo y llamó a los bomberos.

Cuando por fin pudieron entrar, se encontraron con el cadáver de la madre y con el hijo malherido. Las llamas ya se habían extendido por la vivienda, situada en el número 3 de la calle Rosalía de Castro de Sigüeiro, que quedó prácticamente calcinada.

Por el momento no hay respuestas para tan trágico suceso. La familia no era usuaria de los servicios sociales del Concello de Oroso y no hay constancia de que tuvieran problemas económicos graves que expliquen el desahucio. Tampoco los vecinos, con los que casi no se relacionaban, han podido aportar algún dato sobre lo sucedido.

Una hora antes de que acudieran los agentes municipales, el 112 recibió una llamada alertando de una fuerte humareda que salía de una de las habitaciones de la parte posterior del piso, posiblemente un dormitorio. La persona que dio la voz de alarma al servicio de emergencias informó también de que en el interior podían encontrarse dos personas, y que antes de que se produjese el fuego se escuchó un fuerte ruido.

Los bomberos, que llegaron de los parques de Arzúa y Ordes, forzaron la puerta y pudieron rescatar al hombre, con pronóstico grave, por lo que fue trasladado al hospital. El 061 envió al helicóptero para agilizar el traslado de su madre, pero su intervención no fue necesaria porque la mujer ya había fallecido. Fruto del rescate, dos bomberos necesitaron asistencia médica en el cercano centro de salud, que abandonaron sin secuelas.

Xoán A. Soler

Ante la sospecha de que el incendio fuese intencionado, el servicio de Criminalística de la Guardia Civil se trasladó a la vivienda, donde trabajaron durante varias horas, un largo período de tiempo en el también permaneció el cuerpo de la mujer, de unos 60 años, aparente buena salud y sin problemas de movilidad, según confirmaron sus vecinos, con los que ni la fallecida ni su hijo mantenían una estrecha relación.

Para facilitar la investigación y también para realizar una valoración sobre el estado del edificio, de doce viviendas distribuidas en cuatro plantas, todos los pisos fueron desalojados. Varias horas después, sus ocupantes pudieron acceder de forma escalonada para evaluar posibles daños. También para abrir las ventanas y ventilar las habitaciones, ya que el humo afectó a buena parte del edificio. No así las llamas, ya que solamente fue necesario apuntalar el piso quemado.