Cuando el tren unía a las personas

Manuel Pazos publica la historia de la línea férrea Santiago-A Coruña y lo que supuso para la zona

Imagen histórica de trabajadores cambiando las vías en la línea férrea Santiago-A Coruña
Imagen histórica de trabajadores cambiando las vías en la línea férrea Santiago-A Coruña

Santiago / La Voz

Se titula «Chegadas, saídas», y su autor es el historiador -y bibliotecario en Oroso- Manuel Pazos Gómez. Se trata de un libro cuyo subtítulo deja bien claro de qué va: «O antigo camiño de ferro Santiago de Compostela-A Coruña». O en otras palabras, dos años de trabajo concienzudo -marca de la casa: nadie le niega al autor ese calificativo- y extremadamente serio. Miles de datos y una amplísima colección de fotografías recuperadas incluso de álbumes particulares. «Algunhas persoas emocionábanse cando falaban dos trens que deixaron de pasar», recuerda Manuel Pazos, y pone un ejemplo muy gráfico: «Dicía unha señora que non escoitar o tren era como non escoitar as noticias na tele». 

Desde un punto de vista descriptivo, el volumen tiene formato cuadrado, 193 páginas y tras unos capítulos de generalidades acomete uno a uno los puntos más destacados de ese itinerario. Así, dedica un capítulo a cada una de las estaciones o apeaderos, y dos al gran viaducto de Reconco, sobre el río Sionlla, y al puente sobre el Tambre. El libro, por cierto, está editado por el Obradoiro de Historia y patrocinado por el Concello de Oroso, para el que el autor tiene palabras de reconocimiento.

El alcalde orosino, Manuel Mirás, y Pazos en la presentación del libro
El alcalde orosino, Manuel Mirás, y Pazos en la presentación del libro

De todo ello fue juntando material Manuel Pazos, y se encontró con numerosas ayudas porque «aínda que non viaxaran, as persoas que vivían ao longo da vía estaban unidas aos trens e polos trens», así que muchas le abrieron las puertas de sus casas, hablaron ante su grabadora y todo eso está almacenado. Una impresionante base de datos sobre el tema.

De hecho, el autor tuvo que recorrer la vía andando, por tramos, empezando en Santiago y acabando en A Coruña, incluidos túneles, puentes y viaductos, y tomando notas y fotografías de lo que iba apareciendo, que era mucho. Con las declaraciones de los vecinos y la descripción que de la vía de Zamora a A Coruña hizo el catalán Lluís Prieto, acabó dando forma al puzle.

En el proceso de elaboración, Pazos vivió mil anécdotas. Demasiadas para reproducir aquí. En una ocasión iba a meterse en un túnel. «Un señor pediume por Deus que non fose só, e para asustarme díxome que houbera un incendio dentro, que había cans mortos, xente de mal vivir ou xabarís que me podían atacar -recuerda divertido-. E era mentira. Percorrín o túnel e foi marabilloso escoitar as pingas de auga».

Manuel Pazos no duda cuando se le pregunta cuál es su lugar favorito de los que ha conocido en esta auténtica aventura. «O lugar de encontro do río Lengüelle co Tambre, onde se unen os concellos de Trazo, Oroso e Santiago e que dende o que foi a antiga vía se ve perfectamente. ¡Ten algo máxico.

La estación de Verdía
La estación de Verdía

Segunda vida para la ruta ferroviaria: las obras de la vía verde empezarán en primavera 

Arriba, trabajadores cambiando las vías en la línea férrea Santiago-A Coruña, en una foto cedida por Manuel Uzal. En la instantánea inferior, de la que es autor Enrique Castillo, la estación de Verdía

La caja de la vía del tren que unía A Coruña con Santiago, y que en estos momentos está prácticamente intransitable, va a disfrutar de una segunda vida: en unos meses se convertirá en la nueva vía verde gallega. Es decir, en un espacio idóneo para caminar por él y, mejor todavía, para recorrer en bicicleta. Una ruta de 36,85 kilómetros que arrancará de la abandonada estación de A Sionlla y llegará hasta las proximidades de la de Cerceda y que tiene nombre propio: Compostela-Tambre-Lengüelle. Porque los ríos (Tambre, Lengüelle, Sionlla y Tourío) se convertirán de alguna manera en el eje de la vía verde. Y es que el trazado de la antigua línea del ferrocarril discurre siempre en paralelo a alguna de esas corrientes.

«Este é un proxecto que empecei hai quince anos», recuerda Manuel Mirás, el alcalde de Oroso y el auténtico impulsor de la obra. Pero eso es pasado. «A vía verde xa está adxudicada a unha empresa [se refiere a Obras y Viales Galicia, Oviga] e nestes intres está pendente o replanteo dos traballos». Atreviéndose a poner fechas, Manuel Mirás se atreve a decir que «a primeiros de marzo estará en marcha», aunque todo va a depender, claro, de la evolución de la pandemia.

En números, se trata de una inversión de más de 2,3 millones de euros, de los cuales 1,86 son de fondos europeos Feder. Será el broche de oro a una iniciativa de los concellos de Oroso, Santiago, Ordes, Tordoia y Cerceda.

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de Santiago

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
8 votos
Comentarios

Cuando el tren unía a las personas