Cuando «Sigüeiro era unha aldea de quince casas»

La revista incluye fotos, un texto de 1928, un estudio antropológico de la fiesta de San Mateo y reportajes


Buena parte de nuestra historia está archivada y documentada con mayor menor acierto, por lo que en ocasiones no resulta tan accesible como debería. Por eso, para amantes y curiosos del pasado la edición de revistas con una selección de estos contenidos es la mejor forma de conocerse un poco mejor.

Esta es la filosofía que se ha aplicado el Concello de Oroso con la edición, que ya va por su segundo número, de Memoria de Oroso, elaborada por Manuel Pazos, responsable del Arquivo Histórico de Imaxes.

Pazos señala en la primera página de esta revista, presentada hace dos semanas, que con ella busca dar «a coñecer mellor o noso concello» y resalta la frase de los más mayores que recuerdan «cando Sigüeiro era unha aldea de quince casas». Para aquellos que no la recuerdan, es decir, la inmensa mayoría de los vecinos de Oroso, esta revista es un pequeño acercamiento a la historia del municipio en el que han decidido vivir.

Esta segunda publicación recoge la información publicada en 1928 y reeditada en 1980, que sirve a Iván Juncal Varela para hacer un estudio sobre las parroquias existentes hace prácticamente un siglo.

Manuel Pazos aporta a la publicación un estudio, con transcripciones de testimonios orales, sobre la fiesta de Vilouchada (Trazo), con la ermita de Santa Eufemia y san Mateo como centro neurálgico en el que se conservan reliquias de varios santos y también una hucha de grandes dimensiones, conocida como «o peto do trigo» con capacidad para almacenar 605 ferrados de trigo que aportaban los agricultores de la zona a la Iglesia. Una «pedra dos carrís», que según la cultura popular ayudaba a aliviar el reuma si la persona enferma se acuesta sobre ella otro de los lugares destacados en la investigación de Pazos, que también tira de hemeroteca en la revista para recuperar un reportaje publicado por la revista Interviú que narra lo ocurrido el 11 de noviembre de 1979, cuando una sociedad privada promovió una zona de caza controlada en el municipio que impedía el acceso a los vecinos.

El archivo de fotos cedidas por la población de Oroso es una herramienta histórica para conocer la transformación de espacios como el parque de O Carboeiro. Pero la sección «A memoria da felicidade» es, sin duda, la más entrañable de toda la publicación, con fotografías decidas por los vecinos de su vida cotidiana.

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de Santiago

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Cuando «Sigüeiro era unha aldea de quince casas»