Oroso se zampó con fruición a la reina del río

Susana Luaña Louzao
susana luaña SANTIAGO / LA VOZ

OROSO

SANDRA ALONSO

La Festa da Troita congregó a miles de comensales en una cita de exaltación para la comarca

14 may 2018 . Actualizado a las 14:24 h.

«¿Pican?» La pregunta de cortesía entre troiteiros tiene una generosa respuesta en la Alameda de Góis de Sigüeiro y en los restaurantes y bares que todos los años se suman a la populosa Festa da Troita. Y ayer no fue una excepción. La cita llegó a su vigésimo segunda edición y las tablas se hicieron notar. La lluvia quiso flirtear con los comensales, pero a la trucha le gusta la lluvia, así que picó. A cientos de kilos picaron, y a miles de bocas respondieron los presentes, que ya hacían cola ante las sartenes mucho antes de que el responsable de Turismo de la Diputación de A Coruña, Xosé Regueira, pronunciase el pregón que dio comienzo a la papatoria.

Regueira aprovechó la invitación del alcalde, Manuel Mirás, para exaltar todo lo bueno que hay en Oroso. Habló del Camino Inglés y de las acciones que se han puesto en marcha para su mejora, habló de los ríos, de la trucha y de las condiciones ambientales que Oroso y su comarca necesitan para que «o peixe máis fermoso de todos os que existen, feroz, pero tamén listo, a raíña dos ríos de Galicia» siga saltando del agua dulce a la sartén y de la sartén al plato.

La trucha no esperó por las autoridades para dar lo mejor de sí misma y relució en los platos de todos los vecinos que sucumbieron a ese sabor característico del salmónido. En su versión mascota, Troi hizo las delicias de los más pequeños y sucumbió a los piropos que le lanzaba el pregonero. Y por si su consistencia no fuese suficiente, pulpo y churrasco, melindres y churros, vinos y licores, tómbolas y charangas completaron la oferta de una jornada bulliciosa que dejó bien alto su pabellón de fiesta de interés turístico.