Un hombre pacta vivir en casa de su exmujer en Ordes a cambio de pagar la hipoteca, incumple, se lo oculta y ella pierde la vivienda

Xurxo Melchor
Xurxo Melchor SANTIAGO / LA VOZ

ORDES

Sede de la sección primera de la Audiencia Provincial, en A Coruña
Sede de la sección primera de la Audiencia Provincial, en A Coruña EDUARDO PEREZ

El excuñado de la perjudicada está acusado de estafa procesal porque recogió con un poder falso las notificaciones que le enviaba el banco

27 feb 2024 . Actualizado a las 09:21 h.

La sección primera de la Audiencia Provincial de A Coruña juzgará el día 28 a un hombre que está acusado de un delito de estafa procesal por el que la Fiscalía le pide dos años y medio de cárcel. Un castigo que no parece muy grave de confirmarse el motivo por el que el procesado se sentará en el banquillo, ya que sus actos presuntamente hicieron que su excuñada perdiese una casa que era de su propiedad exclusiva en Ordes.

El hermano del acusado y la denunciante estaban casados y se divorciaron en el 2013. Suscribieron de mutuo acuerdo un convenio regulador por el que el hombre pudo quedarse a vivir en una casa situada en Ordes propiedad privativa de la mujer a cambio de que pagase las cuotas de la hipoteca.

Pese a haberlo acordado así, el hombre dejó de pagar al banco, por lo que se inició un procedimiento hipotecario, hubo demanda de ejecución contra su exmujer, que era la que figuraba como deudora, y se tramitó el correspondiente procedimiento de títulos hipotecarios ante el Juzgado de Primera Instancia número 1 de la localidad ordense.

Según la Fiscalía, el acusado, excuñado de la perjudicada, acudió en varias ocasiones al Juzgado de Paz de Mazaricos para recoger las notificaciones dirigidas a su excuñada en las que le informaban del procedimiento de ejecución hipotecaria. Algo que le ocultó a la mujer porque habría presentado un poder con firma simulada de ella en el que le autorizaba a que le entregasen la documentación.

Cuando en noviembre del 2018 ella se enteró de lo que estaba pasando ya fue tarde, ya que el procedimiento hipotecario estaba archivado y la vivienda ya había sido entregada en julio del 2017 a la adjudicataria Buildincenter SAU «frustrando por tanto cualquier posibilidad de que la perjudicada hubiera podido evitar la pérdida definitiva del inmueble».