Una ruta para toda la familia por tierras de Mercurín, en Ordes

cristóbal ramírez

ORDES

CRISTÓBAL RAMÍREZ

La pequeña aldea ordense de Tralorrío se ha quedado sin gente, lo cual no quiere decir que no tenga vida diaria

10 jul 2021 . Actualizado a las 04:55 h.

Tralorrío, la pequeña aldea de Ordes, se ha quedado sin gente. Lo cual no quiere decir que no tenga vida diaria, porque una mujer acude desde la capital del municipio diariamente a pasear su nutrida colonia de canes de todos los tamaños. Esa mujer confiesa que por esas pistas estrechas ha sufrido más de un susto porque, dice, es una zona muy querida por los ciclistas -y hay que añadir que por lo menos por un quad- y con razón: tranquila, sin grandes pendientes, prácticamente carente de tráfico…

Así que entra en el capítulo de lo comprensible que se coja el coche, se deje atrás Ordes y en la rotonda que espera a un kilómetro rumbo a Mesón do Vento se elija la carretera a Cerceda, dejando a la espalda A Portela, A Poza y Pedre, para tomar el siguiente desvío a la izquierda. A los 200 metros, con la iglesia de San Clemente ante los ojos, a la derecha, y otros tantos más, con una vivienda ocre al frente, giro a la misma mano para detenerse en un entorno en verdad nada cuidado y con un excelente ejemplar de cruceiro en el medio. Ese es un lugar excelente para aparcar el coche y o bien echar a andar o a pedalear.

El monte del fondo, repoblado de eucaliptos, va a ser la referencia. De modo que procede dirigirse hacia él, llegar a las casas de Guntín y encontrar la pista de tierra, que siempre va a ser muy ancha y con buen firme.