Por esta tienda de Ordes pasaron abuelas, hijas y nietas tras el vestido de la primera comunión

Patricia Calveiro Iglesias
Patricia Calveiro SANTIAGO / LA VOZ

ORDES

Las hermanas Natalia (derecha) y Susana Barreiro empezaron el mes pasado a vender los primeros trajes y vestidos de primera comunión para este año, en el que muchos niños tendrán la celebración que no pudieron en el 2020. En el Comercio de Pazos, con 89 años de historia, aseguran que hay lugar en el mercado para las pequeñas y grandes empresas. «Gracias a los clientes pasados, presentes y futuros nosotros seguimos aquí», destaca Natalia
Las hermanas Natalia (derecha) y Susana Barreiro empezaron el mes pasado a vender los primeros trajes y vestidos de primera comunión para este año, en el que muchos niños tendrán la celebración que no pudieron en el 2020. En el Comercio de Pazos, con 89 años de historia, aseguran que hay lugar en el mercado para las pequeñas y grandes empresas. «Gracias a los clientes pasados, presentes y futuros nosotros seguimos aquí», destaca Natalia XOAN A. SOLER

Natalia y Susana son la tercera generación en Comercio de Pazos, casa fundada en 1932, hace 89 años

24 abr 2021 . Actualizado a las 10:46 h.

Hace 89 años, en 1932, un matrimonio de Ordes fundó Comercio de Pazos. Comenzó siendo «una tienda preguerra en la que se vendía un poco de todo, como las de la época», cuenta su nieta, Natalia Barreiro Pazos. Ella y su hermana Susana están hoy al frente del negocio familiar que antes dirigió su madre (Carmen Pazos) y por el que han pasado abuelas, hijas y nietas en busca del vestido de la primera comunión. El establecimiento, situado en plena carretera nacional, empieza ahora la nueva campaña de ceremonias, tras un 2020 marcado por la pandemia. «Este año va la cosa un poquito lenta, ¡pero va! Todavía hay familias decidiendo si van a celebrar la comunión del niño o no, pero muchas se están animando a hacerla, porque supongo que poco a poco estamos empezando a vivir con esta nueva realidad», indica Natalia desde la casa de moda infantil, en la que se encuentran desde arras y faldones de bautizo hasta canastillas de bebé o ropa para el día a día. Cuenta que cuando falleció su abuelo (Antonio Pazos), quien dio nombre a la tienda, su esposa (Amalia) «empezó a especializarse más en textil» y daría el salto definitivo a la moda infantil su sucesora, Carmen, incorporando también los primeros trajes y vestidos de primera comunión. Incluso el año pasado, en plena transición entre la primera y la segunda ola, se vendieron en Casa de Pazos conjuntos para recibir el sacramento. «Hubo muchas comuniones que se anularon, pero otras celebraciones siguieron adelante, solo con los seres más cercanos», recuerda Natalia, quien reconoce que le «encantó volver a ver niños en la tienda después del confinamiento, ya no solo por una cuestión económica, también emocional». En este tiempo, dice, pequeños y mayores han aprendido a sonreír detrás de las mascarillas y las miradas son ahora más cómplices. Para mayor comodidad de todos, y aún teniendo un local de más de 100 metros cuadrados, decidieron dar cita previa este año adquirir un traje para la comunión y así «poder controlar mejor el aforo en la tienda y dedicarles todo su tiempo». ¿Y qué se lleva? El cliente pide variedad, porque «cada uno tiene un gusto distinto», responden. «En niño, por ejemplo, se sigue vendiendo el almirante beis o azul marino, el marinero clásico o de lino (más moderno) y el traje de vestir. Y de niña, hay mucha más variedad, desde el vestido más sencillo con toques de color en el lazo hasta los románticos de manga francesa. La novedad en los tonos este año es el verde menta, complementando lazos y puntillas, aunque los rosas y tostados se siguen vendiendo», apuntan.

Sandra Alonso

Los mejores en Filosofía

La facultad de Filosofía de la USC acogió ayer la entrega de premios de la VIII Olimpíada Filosófica de Galicia. En la modalidad de fotografía, el alumno santiagués Daniel Neira (del Peleteiro) y Sarai Estévez (IES Salvaterra de Miño) quedaron en primer y segundo puesto respectivamente, lo que les abre las puertas al campeonato estatal que se celebrará en mayo de forma virtual. Lo mismo sucede con la campeona en la modalidad de vídeo, Icía Domínguez (también del Salvaterra de Miño), y el equipo subcampeón (del IES Arzúa, formado por Alba García, Sandra Novo, Mario Rial, Ana Rodríguez y María Vázquez). Aunque a causa de la pandemia este año no se celebró la modalidad oral de disertación y dilema moral, como novedad se disputó una prueba de banda diseñada a nivel autonómico, en la que ganó Nerea González (del IES Allariz).

Sandra Alonso

Club de rítmica Viravolta

«Está claro que a ximnasia rítmica xa non é só un deporte de nenas», afirmó llena de razón en la recepción celebrada ayer en el pazo de Raxoi Wendy Rey, la entrenadora del equipo de Rítmica Viravolta que obtuvo la medalla de oro en el Campeonato Nacional de conjuntos base, en la categoría de cadete mixto. El alcalde santiagués, la concejala de Deportes y los ediles de la oposición participaron en el acto de reconocimiento a los gimnastas que este año lograron la segunda medalla a nivel estatal del club. ¿Los protagonistas de la gesta? Julia Salvado, Xiana Vidal, Alexandre Parajo, Nuria Martínez y Lucía Shuanghui. Los cinco pueden presumir, además, de ser el primer conjunto mixto de la historia de la gimnasia rítmica en pisar un tapiz en un campeonato nacional. Su siguiente reto: clasificarse en la copa nacional.