El asesinato de un joven en Ordes tras una disputa por drogas llega a juicio: la Fiscalía reclama veinte años al acusado

Julián Eduardo V. T. huyó a Colombia, pero fue identificado porque dejó restos de su ADN en el cuerpo de la víctima

La Guardia Civil puso a disposición de los juzgados de Ordes a Julián Eduardo V. T. tras extraditado a España
La Guardia Civil puso a disposición de los juzgados de Ordes a Julián Eduardo V. T. tras extraditado a España

La Voz / Santiago

Los primeros meses tras el asesinato el 17 de julio del 2016 en Ordes de Álvaro Paredes no prometían. La Guardia Civil supo desde el principio que el móvil del crimen era una disputa entre vendedores de drogas, pero el hermetismo que suele rodear a estos círculos dificultó y mucho la investigación que trataba de esclarecer la muerte de este joven dominicano de 24 años de edad que residía en la localidad coruñesa junto a su pareja y la hija en común que tenían. Sin embargo, finalmente la brigada de Policía Judicial de A Coruña del instituto armado esclareció el caso gracias al ADN y logró la extradición desde Colombia del sospechoso, Julián Eduardo V. T., que ingresó en prisión preventiva el 21 de mayo del 2018 y que este viernes se sentará en el banquillo de los acusados de la Audiencia Provincial. La Fiscalía pide para él una pena de veinte años de cárcel, así como indemnizaciones en concepto de responsabilidad para su hija (130.500 euros), su mujer (75.000) y su madre (101.500). También, que se haga cargo de lo que costó la repatriación del cadáver a la República Dominicana y su entierro en la ciudad de San Francisco de Macorís.

El fiscal asegura que el día de su muerte, Álvaro Paredes estaba caminando por la calle Compostela de Ordes. Eran aproximadamente las cuatro de la madrugada y había mantenido previamente una pelea con el acusado. En ese momento, Julián Eduardo V. T. se bajó de un Mazda 6 de color gris y «de manera inesperada y sin que el perjudicado pudiera defenderse», le clavó una navaja o puñal de un máximo de nueve centímetros de largo y tres de ancho «en la zona frontolateral derecha del cuello, ocasionándole una herida inciso punzante» en la zona de la clavícula derecha que le provocó «la perforación de la aorta intrapericárdica y shock hipovolémico, causando su fallecimiento», añade el escrito del ministerio público.

Tras un trabajo concienzudo, los investigadores de la Guardia Civil lograron una muestra de ADN del sospechoso, al que ya seguían desde poco después del crimen pero que había huido a Colombia. Finalmente la lograron y cuando la cotejaron con los restos que fueron hallados en el cuerpo sin vida de la víctima las sospechas se confirmaron: eran suyos.

Julián Eduardo V. T., de 32 años de edad, prestó servicio en el Ejército español y cuando se produjo el asesinato vivía en Ordes, donde presuntamente se dedicaba al tráfico de estupefacientes a pequeña escala. Tras la identificación positiva por el ADN, se dictó una orden internacional de detención que la policía colombiana ejecutó. El acusado estaba en la zona de Cali y fue arrestado en mayo del 2018. Fue entonces cuando se pusieron en marcha los trámites para su extradición a España, que culminaron con la llegada del sospechoso a Galicia en mayo del 2019. Prestó declaración en los juzgados de Ordes y se decretó su ingreso en prisión preventiva.

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de Santiago

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

El asesinato de un joven en Ordes tras una disputa por drogas llega a juicio: la Fiscalía reclama veinte años al acusado