Toni Seijas: «Se agora facemos as cousas ben, pronto poderemos bailar xuntos»

Sus exitosas sesiones musicales desde Facebook se despiden hoy por todo lo alto


santiago / la voz

El sector de la cultura, y especialmente el relacionado con el espectáculo, fue de los primeros en sufrir los efectos del confinamiento. Y debido a las obligadas distancias de seguridad y prohibición de aglomeraciones, también será de los últimos en reintegrarse a la nueva normalidad. Afrontar este choque no es fácil, pero cuando la cosa se pone cuesta arriba siempre hay quien se pone las pilas enseguida, pide que no se les olvide para la remontada y ayuda a los demás entreteniendo con su oficio.

Toni Seijas, disyóquey, es una de esas personas. Coruñés de nacimiento y de juventud, desde hace quince años vive en Ordes, un municipio especialmente conocido por actividades tan distintas como la Festa do Champiñón y la otrora multitudinaria movida nocturna del Campo da Feira.

El estado de alarma le pilló en el momento más importante para su profesión y para su empresa, Sonora Music. «Estaba cheo de traballo no verán, e tiña espectáculos confirmados ata outubro», relata. Para su actividad, noviembre es un mes de parón, por lo que también lo da por perdido, pero tiene la esperanza de las fechas navideñas.

Como buen amante de la música, los primeros días de encierro se le hicieron cuesta arriba por tanto silencio. Y de las conversaciones con su vecindario recibió la sugerencia de que su experiencia y su equipo de sonido podían servir para crear ambiente en su barrio, con los tímpanos acostumbrados desde siempre al barullo de la fiesta. «Eu dixen que non poñía musica por non molestar, e os meus veciños dixéronme “xa estás tardando”. E comecei a pinchar». La cosa se fue animando y animando, con sesiones vermú y citas musicales vespertinas. El día grande llegó con la fecha en la que tenía que haberse celebrado la Festa do Champiñón, el pasado 26 de abril. Y el éxito fue brutal. «Foi unha experiencia moi bonita, cun espectáculo polas fiestras e os balcóns e toda a xente de Ordes bailando as miñas cancións. E despois houbo quen me dixo que cousas coma esta déronlles a vida», recuerda agradecido.

En plena desescalada y sin saber cuándo terminará el estado de alarma, Toni Seijas considera que «o confinamento foi moi necesario», por lo que animarlo le pareció muy buena idea. «E se agora facemos as cousas ben pronto poderemos bailar xuntos, porque a xente necesita divertirse», añade. Tras la fiesta, y con la regulación ordense de horarios para la música en la calle, Seijas optó por utilizar su cuenta de Facebook para organizar sesiones todos los días para que quien quisiese se pudiese conectar desde sus casas y disfrutar de la música al ritmo que cada persona quiera. «As mostras de cariño e a calor da xente foron unha experiencia que non me imaxinaba que podía suceder. Sobre todo conforme pasaban os días o público foi a máis e a máis, con días nos que tiven ata 250 comentarios», destaca. Buena parte de su público confinado está en Ordes, pero también por toda Galicia, especialmente en la zona de A Coruña, donde están muchos de los municipios y espacios en los que trabaja poniendo música o con los espectáculos y montajes de Sonora Music.

Como disyóquey que es se marcó el objetivo de «non repetir música, e poñer temas para todas as idades, con cancións para nenos e tamén para veteranos». Con el avance de la desescalada ha decidido poner fin a estas sesiones y hoy será la última. No quiere desvelar los temas, que serán una selección de los que pinchó en este tiempo «e unha traca final», junto a Bella Ciao, el tema con el que más se identifica en esta pandemia. Y para cuanto todo acabe, «teño un proxecto que me dá voltas na cabeza, que non queiro adiantar».

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de Santiago

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

Toni Seijas: «Se agora facemos as cousas ben, pronto poderemos bailar xuntos»