«Non vin nin marchar as tellas»

Numerosos daños materiales, aunque ninguno personal, es el balance del tornado que pasó por la zona de A Senra, en Ordes, que se llevó hasta un perro y su caseta


santiago / la voz

«Pasou todo nun momento, foi cousas de segundo. Empezou a vir aire, e veña aire. En segundos marchou con todo, non daba tempo a nada». Lo dice Rafael Gil Veiras todavía con el susto en el cuerpo mientras el techo de su casa empieza a recuperar las tejas que se llevó por delante el mal tiempo. El tejado, parte de muro que cierra el terreno, un alpendre donde guardaba los coches, y la caseta del perro. Con el perro dentro. Ocurrió el jueves hacia mediodía, con la costa gallega en alerta roja y fuertes rachas de viento. «Foi todo rapidísimo. Non vin marchar as tellas e iso que estaba debaixo», relata este vecino de Ordes, que vio afectada su casa por el tornado que pasó por Ordes el jueves.

Su casa y las de sus vecinos, porque por la zona de A Senra, más que un tornado, parecía que había pasado un huracán, con árboles arrancados y viviendas tapadas con plásticos tras los numerosos daños que dejó la intensa racha de viento, por la que el 112 dio aviso a la Policía Local y los bomberos.

Al ver salir la caseta volando, fueron detrás de ella para rescatar el animar. «Fomos atrás dela e apareceu, pero o can non». El viento la había desplazado unos 200 metros, más o menos la misma distancia que recorrió el depósito de agua de la vivienda ante semejantes rachas de viento. Y sí, la encontraron. Pero de lo que no había ni rastro era del animal.

El perro, afortunadamente, está bien. «Volveu contra as 3 da mañá, debeuse asustar e marchou», relata Rafael Gil. Lo que no es capaz de calcular es el coste de los daños del temporal. «Non che sei dicir, veu o perito xa e só dixo que se arranxase e punto». Y en eso está. «E tiña un hórreo aquí e tirou o hórreo. Non me deixou nada», lamenta Gil Veiras.

Alertan de posibles inundaciones puntuales por un aumento del caudal del río Tambre

Superados los momentos más difíciles del fuerte temporal de lluvia y viento que el jueves azotó el área de Santiago, el riesgo de inundaciones todavía persiste. Así lo advirtió ayer la Dirección Xeral de Emerxencias de la Xunta, que a través de un comunicado alertó de la posibilidad de inundaciones puntuales por un aumento del caudal de varios cauces, entre ellos el del río Tambre. De hecho, a última hora de la tarde el agua estaba empezando a salirse de su cauce a la altura de la playa fluvial de Tapia.

Las fuertes precipitaciones caídas durante toda la semana mantienen el embalse Barrié de la Maza, entre los municipios de Negreira y Brión, al máximo de su capacidad y desembalsando agua por sus dos compuertas en la presa de Liñaio, en una estampa más típica del invierno que del otoño. El caudaloso Tambre sigue recogiendo el agua que llega de todos los regatos que conducen a su cauce y de sus dos principales afluentes, el Dubra y el Barcala, que también han experimentado una importante subida de su nivel tras los últimos temporales, aunque por el momento sin llegar a desbordarse como acostumbra en invierno, informa Emilio Forján.

En la zona de Melide, la jornada de ayer fue desde el punto de vista meteorológico mucho más tranquila. La relativa calma repercutió en un considerable descenso del número de incidencias, que hace dos días apenas concedieron una tregua a las brigadas de mantenimiento de municipios como Melide y Arzúa, de donde también partieron en numerosas ocasiones los efectivos del parque de bomberos rumbo también a otros concellos para dar respuesta a las emergencias; la mayoría, caídas de árboles, informa Natalia Noguerol.

Por lo que respecta a Santiago, los parques municipales que el Concello decidió cerrar al público ante la alerta de la tarde del jueves fueron reabiertos ayer con normalidad. Y solo dos personas sin techo pidieron ser alojadas para no pasar la noche al raso.

Otro remolino casi a la misma hora destrozó el cableado eléctrico en Arteixo

La zona de Ordes fue una de las más afectadas por el temporal de esta semana, con 15 incidencias contabilizadas por el 112. Sin embargo, y a pesar de lo sorprendente del pequeño tornado que se formó en la zona de A Senra, no fue el único de la jornada. Prácticamente a la misma hora, varios vecinos de Arteixo alertaron a los servicios de emergencia de que una fuerte racha de viento con forma de remolino y que describían como un pequeño tornado se estaba llevando por delante varios árboles y el cableado del alumbrado público, aunque sin daños personales.

El temporal tira árboles y ocasiona un reguero de incidentes en el área

Raxoi cierra varios parques hasta que remita la alerta y habilita un espacio para alojar a las personas sin techo

El fuerte temporal que durante la jornada de ayer barrió Galicia dejó un reguero de incidencias en el área de Santiago que se saldaron sin consecuencias personales graves, pero que provocaron múltiples daños materiales. Las fuertes rachas de viento, que en Compostela llegaron a superar los 97 kilómetros por hora, derribaron varios árboles. En el recinto del colegio Rosalía de Castro, en Padrón, la caída de un pino de gran tamaño obligó a cortar la vía que sube al centro educativo y al monte Santiaguiño, informa Uxía López. El viento también tumbó un árbol sobre la calzada del vial que conecta Sigüeiro con Lavacolla, lo que obligó a cortar el tráfico hasta su retirada. También en Melide dieron aviso al 112 por la caída de árboles sobre carreteras secundarias en A Garea, San Salvador, Piñor y en el tramo del Camino de Santiago que pasa por Parabispo, en la parroquia de O Barreiro. En Arzúa, un árbol destrozó la cubierta del restaurado lavadero vecinal de Ferradal, y en la parroquia de Pantiñobre otro se desplomó sobre el tejado de una casa deshabitada, informa Natalia Noguerol. En Ames, la caída de un árbol daño un turismo, y se hizo necesario retirar ramas y troncos en varias vías, informa Emilio Forján. El temporal también provocó accidentes de tráfico. En el kilómetro 5 de la autovía del Barbanza, en el municipio de Dodro, el viento desprendió dos paneles antirruidos, que acabaron en medio de la vía y contra los que colisionaron dos coches, causando dos heridos leves.

Seguir leyendo

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de Santiago

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

«Non vin nin marchar as tellas»