«Puxen moito empeño, con 45 anos non asimilaba non poder andar máis»

El daño cerebral dejó a Vicente Maneiro sin su empresa en Ordes y ahora tiene reconocida una incapacidad total


SaNtIaGO / LA VOZ

«Antes non me chegaba o tempo, agora non teño présas e vexo as cousas con perspectiva diferente», afirma Vicente Maneiro, a quien el daño cerebral le cambió la vida. Natural de Catoira y vecino de O Pino, de donde es su esposa Ana, tenía una empresa de lavado de automóviles en Ordes, con un empleado. En enero del 2017, a sus 44 años, un aneurisma, por la rotura de una vena en el cerebro, le provocó esa enfermedad. No fumaba, ni bebía, ni consumía otras drogas, ni estaba obeso; y una semana antes le habían realizado un TAC, pruebas de equilibrio y una punción lumbar en el hospital, y le diagnosticaron de vértigo y migraña.

El inesperado ataque cerebral fue terrible: «Tiña con frecuencia dor de cabeza. Sempre me dixeran que eran migrañas. Durante moito tempo tomei unha medicación, que se deixou de fabricar, e que, despois dun tempo deitado, me deixaba ben. A semana anterior ao aneurisma tiven unha dor de cabeza tremenda, por iso fun á consulta, coa miña muller. Estaba de baixa e fun un día á empresa. Alí a dor de cabeza foi a peor, insoportable», recuerda.

Pidió ayuda, se desmayó y le llevaron al hospital «e aí non lembro ben o que aconteceu. No hospital estiven en coma e, despois de case 3 meses, pensaba que aínda ingresara o día anterior, cando a miña muller me dixo o que acontecía non o entendía», dice. Salió del hospital en silla de ruedas, sin poder andar. Empezó entonces una lucha para recuperarse, exitosa, como evidenciaba su buen estado de ánimo y de salud ayer, al participar en los actos del día del daño cerebral organizados por la asociación Sarela. A Vicente le dieron a elegir entre el centro de esta entidad, en Tras Restollal, o ir a Barcelona; optó por quedar en Santiago «e estou feliz de ir a Sarela: ao principio ía todos os días, agora un día á semana. Tamén fun a rehabilitación ao hospital de Conxo. E puxen moito empeño, pois con 45 anos [los cumplió en el hospital en marzo del 2017, eran los que tenía cuando recibió el alta] non asimilaba non poder andar máis», dice. Se levantaba de la silla de ruedas, se apoyaba en las paredes o en los árboles frutales para poder andar: «nunca me rendín, e tamén non sabía que tivese tanta foza de vontade», dice. Y ganó esa batalla, pues camina bien.

Resalta asimismo el enorme apoyo de su familia. Su esposa destaca la recuperación: «se pasas moito tempo con el, ao mellor repite cousas ou ten algún problema de equilibrio; aínda que xa vai só no autobús a Santiago e está moito mellor», explica Ana.

Vicente trabajó y fue contribuyente desde muy joven. Ahora le reconocieron una incapacidad total y, explica, «con 25 anos cotizados teño unha pensión de só 400 euros e falta traballo adaptado para min, pois non me importaría ter un emprego para axudar na casa, porque temos hipoteca, e unha filla. A miña muller traballa, de non ser así sería difícil podermos sobrevivir».

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de Santiago

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

«Puxen moito empeño, con 45 anos non asimilaba non poder andar máis»