Los perceptores de la risga crecieron un 28 % en Santiago desde el 2015

La expansión de la renta social en la capital contrasta con su caída en el resto del área


SANTIAGO / LA VOZ

La salida de los años más duros de la crisis económica no se ha traducido en un descenso de la demanda de ayudas sociales. Todo lo contrario. La recesión ha exacerbado las desigualdades y ha disparado el número de hogares en situación de emergencia. Así lo atestigua la última memoria de la renta autonómica de inclusión (risga), que acredita que la bolsa de beneficiarios de esa paga sigue creciendo en Santiago.

En el 2018, un total de 277 compostelanos cobraban esa ayuda de 400 euros mensuales. Esta cifra supone que, en solo tres años, el censo de perceptores en la capital gallega se ha incrementado en un 28 %. Aunque Compostela es, con diferencia, la ciudad de la provincia con menos beneficiarios de la risga, tanto en términos absolutos como relativos, el repunte en el número de personas que la cobran contrasta con la caída en el resto de los concellos de su área de influencia. Así, mientras en Santiago aumentaron un 4 % a lo largo del año pasado, en los municipios de su entorno descendieron un 12 %.

Hay excepciones, pero se localizan en los ayuntamientos con menor población, donde las cifras resultan en varios casos anecdóticas. El caso más relevante es el de Santa Comba, donde el número de beneficiarios de la renta social autonómica se incrementó el año pasado de 9 a 13 personas. En Santiso pasó de tres perceptores en el 2017 a cinco en el 2018. En Vedra, de dos a cuatro. En A Baña, de tres a cuatro, como en Boqueixón. En Frades, de dos a tres. Y en Trazo el año pasado hubo un beneficiario de la paga, cuando en el anterior no había ninguno.

Por lo demás, en Ames se mantuvo el mismo número de perceptores que en el 2017: 56. La peculiaridad del segundo municipio en población del área es que el volumen de mujeres que cobra la risga es mucho mayor que en Santiago. Mientras en Ames de los 56 beneficiarios, 42 son mujeres y 14 varones, en la capital son 164 féminas y 113 hombres. En Ordes, por ejemplo, la relación es de 15 a una a favor de las mujeres. En el grupo de los municipios de 10.000 a 20.000 habitantes, en el que figuran Teo y Ordes, las cifras de personas que reciben la renta social también bajan. En Teo pasan de 18 a 15, y en Ordes, de 19 a 16. Los descensos más significativos se localizan en Negreira (de 12 perceptores en el 2017 a tres el año pasado), Melide (de 12 a 6) y Brión (de 6 a uno). También desciende la implantación de la risga en Oroso (de 9 a 7), Arzúa (de cinco a tres), O Pino (de cuatro a dos) y Dodro (de dos a cero). En el resto de concellos -Padrón, Touro, Boimorto y Toques- el censo de beneficiarios se mantiene invariable desde el 2017. Además de Dodro, Rois y Val do Dubra son los municipios del área de influencia de Santiago que no aportan perceptores a la memoria de la risga.

Las 436 personas que cobran la paga en Santiago y los ayuntamientos de su área apenas representan el 4,3 % de las 10.163 que acreditaron su derecho a recibirla en toda la comunidad gallega.

Otras 152 personas o familias reciben ayudas de la Xunta para la inclusión

Además de la risga, la Consellería de Política Social gestiona las ayudas de inclusión, que son prestaciones no periódicas destinadas a posibilitar o reforzar los procesos de inclusión social de personas o familias valoradas técnicamente en situación o en riesgo de exclusión, así como para atender casos de grave emergencia de personas o familias vulnerables. El año pasado Santiago tuvo 109 perceptores de esas ayudas a la inclusión (18 más que en el 2017), y el resto de municipios del área, 43. Destacan Ames (19), Santa Comba (5), Ordes (4) y Teo (4).

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de Santiago

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
2 votos
Comentarios

Los perceptores de la risga crecieron un 28 % en Santiago desde el 2015