A Coruña, Santiago y Noia son los concellos de la provincia con más puntos de luz

Ordes es el que tiene más farolas por habitante y Oleiros y Ferrol los que menos entre los municipios con mayor población


SANTIAGO / LA VOZ

Noia es el municipio mejor iluminado de la provincia entre los de mayor población. En puntos de luz por habitante solo lo supera Ordes, y en el número de farolas en relación a la superficie de sus núcleos (hectáreas) se sitúa a rebufo de A Coruña. Estos datos figuran en la encuesta sobre infraestructuras y equipamientos locales elaborada por la Diputación de A Coruña, un documento que aporta datos significativos sobre el alumbrado público entre las tres principales ciudades. Así, mientras A Coruña y Santiago destacan entre los municipios mejor iluminados, Ferrol aparece a la cola. Comparte con Oleiros la condición del concello con menor número de puntos de luz por habitante (0,02) y su promedio por superficie de los núcleos (0,87 por hectárea) solo lo empeoran Oleiros (0,54), Teo (0,65) y Carballo (0,82), siempre de acuerdo con los datos del referido estudio de la Diputación.

Si Noia es el que sale mejor parado de ese análisis, Oleiros es el peor entre los catorce ayuntamientos analizados, que se corresponden con los más poblados. Los datos de ese trabajo también evidencian que muchos municipios con censos inferiores mejoran en la dotación de alumbrado público a otros con más vecinos. Los cinco con mayor número de puntos de luz por habitante son Ordes (0,34), Noia (0,23), Ribeira (0,13), Sada (0,13) y Santiago (0,12). En esa ratio, los cinco con menor equipamiento lumínico son Oleiros (0,02), Ferrol (0,02), Carballo (0,04), Teo (0,05) y A Coruña (0,06). En cuanto al número de puntos de luz en relación a la superficie de sus núcleos de población, los cinco mejor iluminados son A Coruña (5,91 farolas por hectárea habitada), Noia (4,99), Santiago (3,49), Ordes (3,19) y Arteixo (3,07). Y los cinco peores en ese concepto son Oleiros (0,54), Teo (0,65), Carballo (0,82), Ferrol (0,87) y Boiro (1,38).

En una franja intermedia se sitúan municipios como Ribeira (2,25 puntos de alumbrado público por hectárea de núcleo habitado), Sada (1,87), Narón (1,57) y Ames (1,54).

Ahorro energético

Al margen del número de farolas hay aspectos cualitativos que el estudio, lógicamente, no mide, pero en el que los ayuntamientos han avanzado durante los últimos años. Es el caso de la eficiencia energética, propiciada por la creciente tendencia de los municipios a reemplazar las luminarias tradicionales por otras de tipo led, que consumen y contaminan menos y que alumbran más. A esa estrategia de reducción de la factura energética de los concellos contribuyó la línea de ayudas que en el 2016 convocó el Instituto para la Diversificación y el Ahorro Energético (IDAE). En el caso de Santiago, ese programa ha permitido sustituir 2.500 lámparas, con un ahorro que el Concello calcula en 240.000 euros anuales. Este aspecto no es baladí para un Ayuntamiento con una factura de alumbrado público que ronda los 15 millones al año.

«La falta de iluminación genera una sensación de inseguridad más que de peligro real»

 

M. Mosteiro

Buena parte del Campus Vida se sume en la más absoluta oscuridad al ponerse el sol, y en alguna calle la luz del móvil se convierte en el mejor aliado para evitar caer al tropezar en alguna de las muchas baldosas sueltas o rotas, o terminar con el calzado empapado si coincide en día de lluvia. Al margen de caídas y mojaduras, el campus aparece recogido en el mapa del miedo elaborado por Jessyca Ocampo, donde se señalan puntos conflictivos para la seguridad de las mujeres. «No sé si con razón o no, pero yo sola no vengo por aquí», comenta Laura, una joven que aparcó su coche ante el Observatorio Ramón María Aller.

«Yo miedo no tengo, pero hay que reconocer que impone un poco, porque muy temprano no suele haber nadie por aquí», comenta Lucía, una trabajadora del Ensanche que deja su coche en el campus, porque «la ORA es más barata». Salvo la calle Ángel Echeverri, donde se localiza, entre otras, la Facultade de Dereito, y parte de la rúa das Burgas, delante el IES Xelmírez I, el resto de la zona universitaria no es recomendable para los más miedosos. «Santiago es una ciudad tranquila, pero procuro apurar el paso, porque impone la oscuridad», reconoce Raquel. «Quizás, con lo que está cayendo, sea más una sensación subjetiva de inseguridad y no tanto de peligro real». Carmen, que el pasado viernes aparcó por vez primera en el campus antes del amanecer, dice sentirse «intimidada por la oscuridad, pero ahora llego tarde al trabajo, y hay que echarle valor». Recuerda que hace tiempo, cuando estudiaba en Derecho, «procuraba venir acompañada de algún compañero, y una vez llevé un susto con un idiota que estaba escondido, o eso me pareció a mí, entre los arbustos».

Diana, una trabajadora del sector de la seguridad, asegura no tener miedo cuando la abordamos a las ocho de la mañana, mientras aparca su coche. «No tengo miedo, pero ahora que lo dices, está muy oscuro. Pero yo tengo preparación para defenderme en caso de problemas». Manuel cree que «un poco más de luz no vendría mal, no por miedo, sino para evitar caer». Antón, un trabajador de la USC, comenta que «en la zona del Observatorio hay poca luz, pero es por un protocolo para cuando están haciendo alguna observación. De todas formas, hay poca luz. Ya está avisado el Concello, y es que habría que cambiar toda la instalación», advierte.

El principal problema son unas farolas antiguas cuyo hilo de luz casi no llega al suelo, y que con frecuencia están apagadas. Si hubiera que elegir el tramo peor iluminado del campus, la rúa das Ciencias, y concretamente sus últimos metros, ganarían por goleada. En Santiago, además del campus, también hay algunas calles del casco histórico donde la iluminación completa el ambiente medieval, aunque genera cierta sensación de inseguridad entre quienes caminan por sus calles antes del amanecer. En barrios como Fontiñas, camino del centro médico, tampoco se disfruta de una iluminación segura.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

A Coruña, Santiago y Noia son los concellos de la provincia con más puntos de luz