Llenar el depósito sale hasta 8,5 euros más caro en función de la gasolinera

La diferencia en un vehículo diésel es menor, supone unos 5 euros en las estaciones de servicio de la zona


Santiago / LA Voz

Es un gesto que se hace de forma habitual. Quien más o quien menos, una o dos veces al mes, como mínimo. La parada para repostar es una obligación para muchos conductores, que por motivos laborales o personales se ven empujados a ponerse al volante a diario. Pero dónde se llena el depósito cuenta, y mucho. Un tanque de tamaño medio para usuarios de turismos, de unos 60 litros, puede salir hasta 8,5 más caro en función de la gasolinera que se elija y sin salir del área de Santiago.

Así se traduce de los datos que maneja el Geoportal del Ministerio para la Transición Ecológica, que ofrece los precios actualizados del combustible en las estaciones de servicio públicas y permite localizar las más económicas de cada localidad. Entre los 25 concellos de la zona, un surtidor de Galp es el más barato a fecha del 30 de noviembre. Y, si bien es cierto que el ránking fluctúa cada día, suele estar junto a SBC (en el Cruceiro da Coruña) entre las primeras posiciones. Se encuentra en la capital gallega, en pleno centro. Se trata, concretamente, del que se ubica en la avenida de Xoán Carlos I, junto a la Alameda. Allí, la gasolina de 95 octanos, la más comercializada entre particulares, estaba el viernes a 1,228 euros el litro, precio que la sitúa entre las 30 más económicas de la provincia y las 60 primeras de Galicia. La diferencia respecto a la estación de servicio que lidera el listado autonómico (otra Galp, en Betanzos O Vello) es de 0,06 euros.

El caso contrario, con los precios más elevados en la zona de influencia de Compostela, es el una de Ordes. En la gasolinera de Valcarce (Mesón do Vento), el litro alcanzaba los 1,369 euros, lo que supone un desembolso de 82,1 euros para colmar un depósito al uso, frente a los 73,6 que gastaría el cliente que eligiese ese mismo día la de Xoán Carlos I.

El ahorro sería aún mayor si comparamos entre distintos combustibles, como el diésel más barato y la gasolina más cara en la zona, pues el ahorro sería de algo más de 10 euros. El surtidor de Xoán Carlos I repite con el mejor precio en gasoil A (1,199 euros el litro), aunque en este caso compartiendo podio con SBC. En ellos, el repostaje salía a algo menos de 72 euros; 5,50 más que en la estación de servicio de menor coste en Galicia (Gasogal, en Vilalba). En todo caso, las dos compostelanas están entre las 40 más asequibles para vehículos diésel a nivel autonómico.

El último puesto de en tabla local del gasoil lo ocupa el surtidor de Shell que hay en el acceso al aeropuerto de Lavacolla, de acuerdo siempre a la información proporcionada por el Geoportal del Ministerio. Salir de él con el tanque del coche a pleno rendimiento implica un desembolso de algo más de 76 euros, unos 5 más que en las que ofrecen los mejores precios (a no más de 14 kilómetros de distancia de esta). Ahora bien, todavía permite ahorrar unos céntimos en relación a la menos asequible de Galicia, en As Nogais, donde llenar el depósito sale a 78 euros.

«Me obliga la competencia a bajar las tarifas para ser competitivo»

 

 

Esteban Parra, un empresario nacido en Benavente y afincado en Brión, está al frente de la estación de servicio de Xoán Carlos I, que pertenece al grupo Los Ángeles Gas desde hace unos 25 años. La que linda con la Alameda suele estar en el ránking de las más baratas, igual que la que regentan en Os Ánxeles (Brión), ambas surtidoras de Galp.

Sobre la de Compostela, dice que su buena ubicación -en pleno centro urbano- es un factor clave para atraer a la clientela. Y, en cuanto a los precios, «a mí me obliga la competencia a bajarlos para ser competitivo», incide Parra. Aunque afirma que no vive pendiente de las tarifas que ponen los compañeros de otras gasolineras próximas, reconoce que trata de ajustarlas lo máximo posible, en la medida en la que está en su mano hacerlo.

No todos, pero muchos de sus clientes sí que tienen sus negocios como referencia por una cuestión de economía familiar. Sin embargo, destaca el empresario brionés, «la subida de precios es lo que más afecta psicológicamente a la gente».

Poca repercusión de la bajada

Lamenta que, a pesar de que el combustible lleva un par de meses bajando de precio, esto no alcanza apenas eco. Sin embargo, cada vez que aumentan, las quejas son habituales. «Hace dos meses el gasoil iba a 1,34 y ahora está 20 céntimos más barato», subraya, lo que tiene bastante repercusión en el repostaje y «nadie habla de eso», continúa el portavoz de Los Ángeles Gas.

Esteban Parra comenta que el margen de maniobra para ofrecer las tarifas más baratas al público es bastante limitado. «Hay que hilar mucho y estar muy fino», sostiene. «Ser innovador y estar siempre en la vanguardia con las nuevas energías es cada vez más determinante», añade el empresario, quien ha encontrado en la diversificación del negocio (distribución de combustible, servicio de cafeterías u otros) un apoyo, como tantos otros del sector en los últimos tiempos.

En contra de lo que pudiera parecer, asegura que aún estando en el ránking de las gasolineras con mejores precios no tiene por eso una mayor cartera de transportistas: «El profesional va por otro mundo. Se mueve prácticamente a precio de coste, según los acuerdos que haya alcanzado la compañía a la pertenezca con una u otra gasolinera».

Solo 500 metros separan el combustible a mejor precio del peor en Santiago

 

 

Menos de medio kilómetro separa el combustible a mejor precio del peor en Santiago, según las cifras facilitadas en el Geoportal ministerial. El diésel más barato y la gasolina más costosa de la zona se hallan en una misma avenida. En el Cruceiro da Coruña se puede abastecer un turismo diésel (con un tanque de 60 litros) por poco más de 70 euros en SBC. Y, a solo 500 metros de allí, llenar el depósito de gasolina 95 sale por unos 78 euros en el surtidor de Repsol, que estaba a finales de esta semana entre los cuatro más caros, junto al del Restollal, Romero Donallo y Vía Edison.

Los conductores de vehículos a gasolina que busquen economizar el repostaje pueden ahorrarse algo más de 4 euros si en vez de los anteriores optan por SBC o por la estación de servicio que hay junto a la Alameda. Conservarían 2,5 euros en el bolsillo de acudir al surtidor de Galp de Formarís (en la parroquia de A Enfesta) o la gasolinera La Carabela (Lavacolla); y casi 2 en Staroil (polígono del Tambre).

Más contrastes cercanos

Pero no solo es posible recortar gastos en la capital gallega, también en otros concellos donde la oferta es más reducida. Entre ellos, el de Dodro. En Dodriño, la gasolina a menor precio es la de Shell y a nueve minutos de allí en automóvil está la de Galp, donde la misma operación sale unos céntimos más cara, lo que se traduce en casi 3 euros por tanque.

Saber en qué momento optar por una u otra es cada vez más fácil, ya que existen diferentes aplicaciones móviles que localizan las gasolineras cercanas y comparan las tarifas de cada una de ellas para dirigir al conductor a la opción más económica.

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de Santiago

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
4 votos
Comentarios

Llenar el depósito sale hasta 8,5 euros más caro en función de la gasolinera