La comarca de Ordes no quiere ser «o vertedoiro de Galicia»

La Voz SANTIAGO / LA VOZ

ORDES

Óscar Corral

Reclaman «aire, auga e terra limpas» en una concentración

01 oct 2018 . Actualizado a las 05:00 h.

Cerca de medio millar de personas reclamaron ayer, espigas de maíz en mano, «aire, auga e terra limpas» para la comarca de Ordes. Ese fue el lema de la concentración convocada en el parque municipal por los colectivos que luchan contra varios proyectos que consideran lesivos para la conservación medioambiental y el desarrollo socioeconómico de la comarca y para la salud de sus habitantes. «Non queremos ser o vertedoiro de toda Galicia», resumió uno de los portavoces que intervinieron.

En el acto se recabó el apoyo ciudadano para fortalecer el movimiento contrario a estos proyectos, impulsado por plataformas como la Coordinadora contra as Implantacións de Parques Eólicos na Comarca de Ordes, la Asociación de Afectados polo Vertedoiro de Lesta, la Comisión de Seguimiento da Minería e Defensa do Rural Mesía-Frades y la Asociación A Picota de Trazo. Cada uno de sus portavoces se dirigió al público para exponer brevemente el impacto de las iniciativas contra las que luchan y finalmente la escritora Eli Ríos leyó un manifiesto que denunció que cada cambio legislativo atenta contra los intereses de Galicia y aumenta la desprotección del rural. Citó la ley de fomento de implantación de iniciativas empresariales, «que desprotexeu á poboación en materia de minas, montes, enerxía eólica, etc., reducindo os prazos de resposta da poboación afectada para a defensa dos seus intereses e facilitando os trámites das empresas».

Los colectivos convocantes cargaron contra las iniciativas de los parques eólicos -que han tenido una fuerte contestación social, y también institucional en los concellos de la comarca- y de la planta de tratamiento de residuos de Lesta -cuya declaración de impacto ambiental ha sido aprobada por la Xunta pese al informe urbanístico desfavorable del Concello de Ordes-, además de la repotenciación de las líneas eléctricas que se concentran en la subestación de Mesón do Vento. Y, como telón de fondo, hubo referencias constantes a los problemas ambientales del vertedero de Areosa, vinculado a Sogama; a la planta de tratamiento de residuos animales de Gesuga; y a la central térmica de Meirama. Pidieron el fin del uso del carbón por su impacto en el cambio climático y en la salud, así como planes de transición «xustos» para la comarca y para las personas afectadas, así como la apertura de los espacios restaurados en As Encorbas y Meirama para que puedan ser utilizados por los ciudadanos con fines medioambientales. Ante la «situación límite» del medio ambiente en la comarca de Ordes «non cabe quedar de brazos cruzados», y advirtieron de los efectos en Santiago, por contaminación del Tambre.