santiago / la voz

La nieve se hizo de rogar en Santiago. Llegó cuando solo quedan veinte días para la entrada de la primavera y volvió a caer en las comarcas de Ordes, Arzúa, Melide y también en Rois. El Concello de Santiago echó sal en las principales viales del norte de la ciudad para evitar incidentes que finalmente no hubo que lamentar.

La nevada comenzó a caer con intensidad poco antes de la una de la madrugada de ayer, durante 40 minutos. No fue mucha, aunque sí la suficiente para que los compostelanos de los barrios y parroquias del norte se levantaran con las imágenes blancas. En el casco urbano, la nieve cuajó en A Almáciga, San Lázaro, Meixonfrío, Salgueiriños, Amio, el entorno del mirador de Fontiñas y en el Gaiás. A medida que avanzaba el día fue desapareciendo, pero durante muchas horas más siguió siendo visible en Verdía, Marantes y el Monte do Gozo. A primera hora de la mañana un grupo de 25 peregrinos universitarios irlandeses llegó a San Marcos después de recorrer el Camino Francés desde Sarria, de donde salieron hace cuatro días. Reconocían lo duro de la ruta, en la última etapa por el frío y la nieve. A las 9 horas, cuando llegaron al Monte do Gozo, la temperatura era de un grado negativo, y la nieve cubría la zona. Pero la nieve también hizo acto de presencia en la comarca. En la villa de Negreira, donde no nevaba desde hace 20 años, también se vio caer la nieve y durante la mañana permitió disfrutar a los pequeños. También la vieron en Melide, Toques y Santiso, donde ya había aparecido fugazmente en los dos últimos episodios de temperaturas bajas. En Ordes, Arzúa, Boimorto y Touro amanecieron igualmente con el manto blanco que dejó la tibia nevada que cayó de madrugada. La estampa fue la justa para inmortalizar el momento con cuatro fotos y poco más. La nieve dio paso a la lluvia y ya antes de mediodía apenas quedaban restos.

Y también en la parte alta de Rois, en zonas como O Martelo y Urdilde, aunque esta vez cuajó en núcleos más bajos de modo que, circulando por la carretera AC-301, ya se podía ver a la altura de Leroño. A diferencia de hace unas semanas, ayer no hubo problemas en las carreteras. Sí los hubo en Lavacolla. La fuerte nevada que obligó a cerrar unas horas el aeropuerto de Bilbao motivó la cancelación del vuelo con esa ciudad. Además, los de Tenerife y Madrid sufrieron retrasos en sus salidas. El primero, de dos horas y media; y el de Madrid, de más de cuatro.

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de Santiago

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

La nieve se dejó ver casi en primavera