Los productores de gallo y gallina Piñeira piden que se declare raza autóctona

Hace veinte años solo había sesenta ejemplares, ahora son 20.000


Cuando hace 20 años el veterinario Jesús García Rodríguez buscó unas gallinas para criar en su casa no se imaginaba que iniciaba el camino para recuperar una raza introducida por los celtas hace dos mil años, y que estaba casi desaparecida. «O máis sorprendente é que a raza chegara ata nosos días, porque os romanos querían galos de cresta alta, e a Piñeira a ten pequena. Aínda así, a raza aguantou e hoxe ten moitas posibilidades de chegar lonxe», explicó el veterinario.

Con mucho trabajo y, sobre todo, apego a la tradición, Jesús García destacó el importante avance, y recordó que cuando empezaron había 60 ejemplares, mientras que ahora son 20.000. Los gallos y gallinas Piñeira no cuentan con un censo oficial, y aún queda mucho esfuerzo por delante hasta conseguir la meta de la declaración oficial de Raza Autóctona. Esta petición se formuló hace unos años, pero sigue a la espera de una resolución. Ahora, el alcalde de O Pino, Manuel Taboada, reiterará la petición, y confía en tener más éxito. Eso sí, el regidor insiste en la necesidad de que los productores apuesten en firme por la raza, y para eso hay que aumentar el número de ejemplares y criaderos. En O Pino, municipio del que partió la recuperación de la raza, hay solo tres criaderos, y eso pese a que los ejemplares alcanzan precios muy competitivos, especialmente los destinados a carne.

Carlos Magadán, uno de los productores de Piñeira, apunta que por ahora su implicación tiene más que ver con una apuesta «por recuperar o noso» y menos con la rentabilidad económica. Una de las grandes ventajas de esta raza es que «son galiñas moi resistentes. As nais crían soas as crías. Son unhas nais excelentes».

La raza Piñeira tiene el mayor número de ejemplares en las comarcas de Arzúa y Melide, pero «tamén hai noutros concellos de Galicia, e ata hai un produtor vasco», comentó.

La celebración de la Festa do Galo e Galiña Piñeira, coincidiendo con el primer domingo de agosto, ha conseguido dar a conocer la raza fuera de las fronteras de Galicia, y según destacó el alcalde de O Pino, «se os produtores responden -pero teñen que pór máis de mil exemplares a venta por semana- é posible que supermercados grandes aposten pola marca, porque é de alta calidade».

La carne de Piñeira es «máis preta, e véndese a 8 ou 10 euros o quilo». Los ejemplares son más pequeños que la común, y la Silvestrada produce más huevos; la Mejorada es de carne.

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de Santiago

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Tags
Comentarios

Los productores de gallo y gallina Piñeira piden que se declare raza autóctona