El expediente abierto al alberge de O Pino fue por «deficiencias coa lencería de cama»

La Xunta especifica que esa fue la causa de la sanción, señalando que no es obligatorio que las camas estén hechas en estos establecimientos salvo que sea solicitado previamente por los usuarios


santiago / la voz

«Deficiencias relacionadas coa lencería da cama». Este es el motivo que está detrás del expediente sancionador abierto a un albergue de peregrinos del Camino Francés, emplazado en Pedrouzo-Arca (O Pino). Así lo precisaron ayer fuentes de la Consellería de Turismo, que desmiente que el motivo de la multa sea que no tenía las camas hechas, tal y como sugirió el presidente de la Asociación Galega de Albergues Privados (Agalber), Borja Rodríguez, en un debate celebrado en Santiago sobre el alojamiento de peregrinos.

Es más, en la Xunta aseguran que en este momento no tienen abierto «ningún expediente sancionador a albergues de peregrinos por non ofrecer feitas as súas camas ou liteiras».

Camas hechas, solo a petición

Por otra parte, desde el Gobierno autonómico indican que en las diferentes charlas y reuniones -mantenidas con el sector para informar de las obligaciones que implicaba la aprobación del último decreto que afecta a su actividad- se aclaró a los dueños de albergues que «non é preciso que as camas estean feitas previamente, a non ser que o usuario o solicite expresamente».

Lo que sí exige el controvertido decreto gallego, en vigor desde el 4 de mayo del 2016, es que las camas o literas de los albergues de peregrinos cuenten «con los elementos necesarios para su uso, como mínimo, de un juego completo de lencería, manta o edredón y almohada». Y, visto el caso de O Pino, los inspectores de Turismo pueden expedientar también al propietario si consideran que el juego de cama que ofrecen resulta insuficiente.

El mero hecho de que se les obligue a ofrecer ropa de cama indigna a algunos dueños de albergues gallegos, según expuso Jorge Rodríguez en nombre de los socios de Agalber. No ven justo que se les trate como otro albergue turístico más, pues dirigen su actividad únicamente a peregrinos, quienes hacen el Camino con sacos de dormir al no existir en otras comunidades autónomas que no sea la gallega la obligación de ofrecer ropa de cama, ni mucho menos la de tenerlas vestidas así se lo piden.

La regulación

«Os albergues turísticos, e dentro dos mesmos, os albergues de peregrinos no Camiño de Santiago, están regulados polo Decreto 48/2016, unha norma para incrementar a calidade deste tipo de establecementos e que fagan atractivo o noso territorio como destino turístico», recuerdan en la Concellería de Turismo. Por otra parte, subrayan en relación a los expedientes por «deficiencias» con la lencería de cama que esta misma norma, en su artículo 7, «establece que, na prestación de servizos, os titulares dos albergues turísticos serán responsables da adecuada calidade en aspectos relativos á limpeza, orde, utensilios dispoñibles, información, trato e acollida e do resto dos servizos obrigatorios. Ademais, a contratación do aloxamento efectuarase en condicións e con equipamento, instalacións e servizos para a súa inmediata utilización».

Aunque la Xunta no ha aclarado cuántas sanciones ha interpuesto contra albergues en los dos últimos año por incumplir con la ropa de cama, insiste que en las inspecciones «ten un maior peso o enfoque preventivo e informativo sobre o sancionador, pois este é sempre o último paso dun proceso».

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de Santiago

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

El expediente abierto al alberge de O Pino fue por «deficiencias coa lencería de cama»